Yordenis Ugás ya quiere nuevo rival: Keith Thurman

Aunque no se ha recuperado del todo tras el nocaut técnico ante Spence, el santiaguero piensa en su próxima pelea y su próximo rival
Ugás
 

Reproduce este artículo

El boxeador cubano Yordenis Ugás, que todavía se recupera del nocaut técnico recibido ante Errol Spence, ya piensa en su próxima pelea y su próximo rival. El santiaguero radicado en Miami quiere a Keith Thurman en el box.

“Solo quiero estar en las peleas más grandes posibles, contra los nombres más importantes del deporte”, expresó Ugás.

El pugilista añadió que Thurman “es uno de los mejores peleadores de nuestra era, y creo que una pelea con él sería algo que los fanáticos disfrutarían. Ambos somos guerreros y traemos mucha emoción al ring”.

Ugás sufrió una grave lesión en el ojo derecho, pero al parecer no requerirá cirugía. “En los próximos días, con el favor de Dios, cuando la hinchazón y los hematomas estén en cero, volveremos al médico, para saber exactamente el siguiente paso”, explicó a sus seguidores a través de las redes sociales.

El cubano declaró a BoxingScene que, luego de visitar a su médico en la última revisión, al observar las radiografías los doctores le aseguraron que afortunadamente no necesitará cirugía. “Mi cara está sanando bien y estoy mejorando cada día”, aclaró.

A más de una semana de la pelea en la que perdió el título welter del boxeo profesional, el cubano se muestra todavía con el rostro y el ojo inflamados. “Mi ojo estuvo así cerrado y sangrando por casi 40 horas, parecían lágrimas de sangre, pero ahora está abierto”, aseguró.

Este 24 de abril, Ugás envió un nuevo mensaje sobre su recuperación y agradeció a su familia por el esfuerzo, especialmente a su pareja, que ha estado junto a él en las buenas y en las malas.

“Gracias a mi mujer y a mi equipo por su apoyo y oraciones. Prometí a las personas que me estaban apoyando, sangre, esfuerzo, sudor y lágrimas. Y a esas cucarachas que salieron a desprestigiarme, a poner teorías conspirativas y a jugar con mi dolor y mi prestigio, los desprecio”, insistió.  

El cubano concluyó que sus lágrimas eran “después de ganar millones de dólares, pero, por mi compromiso con mi carrera y mis fans. Con el favor de Dios, espero recuperarme y regresar a seguir peleando contra la élite del boxeo mundial”.