Trece medallistas del I Mundial de Boxeo en Cuba han muerto
Tres campeones del Primer Mundial de La Habana conseguirían medallas de oro dos años después en  el torneo olímpico de boxeo de los Juegos de Montreal 1976: los cubanos Jorge Hernández y Teófilo Stevenson y el estadounidense Howard Davis.
 

Tres campeones del Primer Mundial de La Habana conseguirían medallas de oro dos años después en  el torneo olímpico de boxeo de los Juegos de Montreal 1976: los cubanos Jorge Hernández y Teófilo Stevenson y el estadounidense Howard Davis.

Once medallistas de ese torneo cubano también subieron al podio olímpico canadiense.

Varios de los competidores en el coliseo de la Ciudad Deportiva se convertirían en pocos años en campeones del mundo en el boxeo profesional o de Europa, o simplemente se enrolaron en el boxeo rentado con más o menos suerte.

El más célebre de todos fue el puertorriqueño Wilfredo Gómez, titular en los 54 kg en La Habana que tendría las coronas en tres categorías distintas en el profesionalismo.

Este Primer Mundial organizado por la Asociación Internacional de Boxeo Aficionado (AIBA)  en Cuba en 1974 es recordado por su alto nivel cualitativo y organizativo y muchos lo califican el mejor entre las 19 ediciones celebradas hasta hoy.

Fue inaugurado un 17 de agosto, hace justamente 45 años. 

Lamentablemente la mitad de sus campeones no podrán celebrar la efemérides.

Tampoco la  mitad de los miembros de la selección cubana. 

Murieron sin contar con avanzada edad. Algunos, relativamente jóvenes.

Trece de los medallistas del I Mundial dejaron de existir, prematuramente la gran mayoría, unos por razones de salud, otros por causas violentas.

Entre los cinco campeones de La Habana ya fallecidos, fue el soviético Vassily Solomin quien se  despidió con menos edad, tan sólo 44 años.

Solomin, campeón en los 60 kg,  fue seleccionado el púgil más destacado en el certamen de la capital cubana, una designación para muchos controvertida que tenían en mente la figura de Gómez. Dos años después logró bronce en los Juegos Olímpicos de Montreal

Tras retirarse, fue uno de esos “extraños” casos de un estelar convertido en árbitro hasta que un edema pulmonar le provocó el deceso en los últimos días de 1997,  víspera de su cumpleaños 45.

El pluma Howard Davis, que ganó el único titulo de Estados Unidos, en los 57 kg, murió a los 59 años de un cáncer de pulmón en diciembre de 2015.Tras el Mundial de La Habana, fue proclamado el mejor boxeador olímpico en Montreal 1976 y luego inició su exitosa carrera profesional. 

 

El yugoslavo Mate Parlov falleció antes de cumplir 60. Tras ganar en Cuba en los 81 kg, llegó a ser el primer campeón mundial profesional en el llamado Bloque comunista.

En mayo de 2012 , dejó de existir a los 62 , víctima de un infarto y por una deteriorada salud, el bronce olímpico de Munich-72 Douglas Rodríguez, ganador del oro en La Habana, en los 51 kg

El quinto campeón del Mundial cubano que moriría, el legendario peso completo Teófilo Stevenson, dejó de existir un mes después que Rodriguez también por un ataque al corazón. Tenia 60 y una espectacular carrera de tres títulos olímpicos y tres mundiales.

Los otros tres seleccionados cubanos desaparecidos prematuramente fueron Luis Echaide (bronce en 60 kg) a los 46 años por una riña callejera, Enrique Regueiferos (63.5) a los 54 por un cáncer y Gilberto Carrillo (81) a los 45 por cirrosis hepática , estos dos sin medallas.

Carrillo había protagonizado la pelea más espectacular del Mundial frente a Mate Parlov, en su segunda presentación.

Los otros integrantes del laureado equipo cubano que ganó 5 de oro, una plata y dos bronce fueron: Jorge Hernández (oro – 48 kg), Emilio Correa (oro – 67 kg), Rolando Garbey (oro – 1971), Jorge Luis Romero (plata- 54 kg), Mariano Alvarez (bronce-57 kg),y Alejandro Montoya (75 kg) 

Entre los 13 medallistas fallecidos , el rumano Simion Cutov plata en 60 kg y también en Montreal, murió a los 41 en 1993, Ulrich Beyer (RDA, bronce-63.5 kg)  a los 41 en 1988, Boris Kuznetsov (URSS,plata-57 kg) a los 59 en 2006, Anatoly Klimanov (URSS, bronce-71 kg) con  59 en 2002, Joseph Nsubuga (Uganda, bronce-71 kg)  con 58 en 2013.

Fatai Ayinla-Adekunle (Nigeria, bronce – Más de 81) fue el medallista de más edad en La Habana (35) y quiza en la historia de estos torneos. Murió a los 77 en 2016.

Oleg Korotayev (URSS, plata-81 kg) encontró una muerte violenta en las calles de Nueva York.

Una noche en enero de 1994, bajo las vías elevadas del metro de Brooklyn, un hombre  le disparó a a quemarropa, a la cabeza. Había sido tres veces campeón del boxeo soviético. 

En La Habana, antes de perder la final con Mate Parlov, había derrotado a un estadounidense que luego sería campeón olímpico y monarca mundial profesional de los pesos completos, Leon Spinks.  Korotayev fue asesinado a los 44 años.