MLB: Le caen arriba a Chapman

 

A veces hay que reír para no llorar. Y es lo que  no entendieron muchos seguidores del zurdo holguinero Aroldis Chapman cuando esbozó fugazmente una sonrisa mientras el venezolano José Altuve recorría las bases con su jonrón al final del noveno que metió a los Astros por segunda vez en tres años en una Serie Mundial.

Houston ganó el sexto juego a los Yankees 6x4 por la serie de Campeonato en el Minute Maid Park poco después de una remontada e igualada de los del Bronx a la hora de recoger los bates. 

Y Chapman, que tenia ya en punto de mate la entrada con dos ponches, y un boleto incluido, se equivocó con el “pequeño gigante” en 1 strike y 2 bolas.

Y fue entonces que mostró la dentadura en el montículo, ligeramente, pero lo justo para que la imagen le diera la vuelta al mundo, cuando el cubano se repetía para sus adentros…”le traquetea los c…”.Pero eso que llevaba, y lleva, por dentro, no se transmitía por la “tele”. Fue aquel gesto burlón , pero burlándose de él mismo,  el que se congeló en la retina de muchos, y de héroe pasó a villano en un santiamén.

En el club house de los Yankees, el rostro del cubano era lo más parecido a la congoja in extremis.  Y con la ayuda de un traductor, aclaraba su expresión a MLB.com: “En ese momento, cuando salió la pelota, no podía creerlo", dijo Chapman. “Por esa fracción de segundo, simplemente no podía creerlo ".

Desde 2016, Chapman ha aumentado el uso de su slider cada temporada. Lo lanzó el 31.1 por ciento de las veces en 2019. Durante los últimos cuatro años, la velocidad de su bola rápida se ha reducido de un promedio de 101.1 mph a 98.3 esta temporada, un registro, así y todo, envidiable.

"Me quedé atrás en el conteo y quería seguir adelante con el control del slider, y no lo logré", dijo Chapman. “No aterrizó en el lugar donde quería, y él aprovechó al máximo eso”

Pero los fanáticos de los Yankees y no pocos medios le han caído arriba a Chapman, pese al intento de calmar de algunos al recordar que Mariano Rivera tuvo una sonrisa similar después de no poder asegurar un salvamento contra los los Diamondbacks de Arizona en el Juego 7 de la Serie Mundial.

Claro, hay que hacer un “salvamento” entre uno y otro, pero sobre todo lo que sale a flote es que los Yankees se han gastado casi dos mil millones de dólares  en una década y no han logrado un título de Serie Mundial en ese tiempo, a pesar de ser el equipo con más victorias (921) y con más presencia en playoffs (siete).

 

Tampoco han faltado los que han rememorado aquel jonrón  que le conectó Rajai Davis en la octava entrada del juego 7 de la Serie Mundial.Pero la historia fue otra porque después de una breve demora por lluvia los Cachorro de Chicago se recuperaron ante los Indios de Cleveland. Ahora Altuve mandó a los Mulos a su casa

Antes de la pesadilla de este sábado, Chapman había sido escogido como uno de los candidatos a “Relevista del Año” por las Grandes Ligas junto a Josh Hader, Kirby Yates, Will Smith, Liam Hendricks y Roberto Suna. 

En la campaña regular el “Misil cubano” tiró 57 entradas con 85 ponches y 38 permitidos con un excelente promedio de carreras limpias (2.21). En este 2019 llegó a los 800 ponches y 250 rescates en su su carrera.

Quien pese a la alegría de su equipo de volver a la Serie Mundial no sonríe ni en broma  es el bateador designado de los Astros de Houston, Yordan Alvarez, en momentos en que su coterráneo Yulieski Gurriel parece haber cortado su mala racha ofensiva con su jonrón de tres carreras en la primera entrada del sexto juego.

Cuando estaba en boca de todo el mundo como el más indicado a ser proclamado el Novato del Año de la Liga Americana, después de sus 27 jonrones a los 22 años, y varios records, el tunero se ha desinflado en forma inesperada en la postemporada. 

Gurriel se fue de 24- 3 contra los Yankees, y Yordan Alvarez  de 22-1, un sencillo en la sexta entrada el jueves último. Pero Gurriel además, no se ha ponchado (incluida la serie divisional) y ha tenido un buen rendimiento defensivo.

En la serie de campeonato frente a los Yankees, Alvarez en 22 turnos al bate, no ha impulsado carreras ni conectado extrabases. Empezó como cuarto bate y ha terminado en el séptimo mientras rondan las dudas sobre su aparición ante los Nacionales de Washington en el primer juego de este martes.

Se ponchó 12 veces, o sea, una vez cada casi dos comparecencias , y su average es de 0.45.