Víctor Mesa Jr. intercambia camisetas con Ansu Fati del Barcelona

El hijo menor del ex jardinero villaclareño Víctor Mesa, radicado en Miami, disfrutó varios días por diferentes ciudades de Europa
Mesa y Fati
 

Reproduce este artículo

El pelotero cubano de las inferiores de los Marlins de Miami, Víctor Mesa Jr., hijo menor del ex jardinero villaclareño Víctor Mesa, intercambió camisetas en Barcelona con la estrella juvenil del futbol culé y español, Ansu Fati.

“Muchas gracias por el trato hermano, young kings. De 10 a 10, @ansufati. Gracias a @henry.querales por hacerlo posible”, escribió en redes sociales el pelotero villaclareño. Su madre, Eneida Ríos, fue una de las primeras en felicitarlo por este sueño cumplido.

En julio de este año, Mesa Jr. compartía en redes una imagen de Lionel Messi sosteniendo su camiseta con el dorsal 10. El joven aprovechaba las vacaciones del entonces astro del Barcelona en Miami para cumplir uno de sus más grandes anhelos como seguidor de ese club de fútbol.

“Si me conoces lo suficiente sabes cuánto puede significar esta foto para mí. Mi ídolo de toda la vida con mi camisa. Gracias @leomessi y eternamente agradecido a quienes lo hicieron posible @aguusmessi y @jorge.sole. Más que un sueño cumplido”, escribió el emocionado el villaclareño.

Desde inicios de diciembre Mesa Jr. lleva un periplo vacacional por varias ciudades de Europa, como Barcelona, Madrid o París. También visitó el Wanda Metropolitano para disfrutar un choque del Atlético de Madrid.

El más pequeño de la familia beisbolera de los Mesa, Víctor Mesa Jr., cumplió 20 años el pasado, 8 de septiembre, día de la Patrona de Cuba y lo celebró a lo grande en su casa de Miami.

En 2019, Mesa Jr. llegó a los Marlins de Miami de la mano de su hermano mayor Víctor Víctor y por el momento el jovencito solo ha tenido temporadas todavía muy discretas para su edad, aunque ha mejorado su ofensiva.

Su hermano, Víctor Víctor, es quien ve pasar los años y todavía no despunta para la franquicia. Debido a ello, recientemente, se sumó a la academia de bateo de la familia Gurriel, en busca de mejorías.