Inesperada muerte en España del medallista olímpico Roberto Moya
Moya había nacido en el municipio habanero de Playa el 11 de febrero de 1965 y ganó varias medallas en Juegos Centroamericanos y del Caribe y Juegos Panamericanos
Inesperada muerte en España del medallista olímpico Roberto Moya

El medallista de bronce en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, el discóbolo cubano Roberto Moya, murió este jueves en España a los 55 años.

La noticia se difundió en las redes sociales por conocidos del ex atleta.

En su Facebook, Moya mencionaba que estaba establecido en Granada, y trabajaba como taxista. Se había retirado en 1998, comenzó a laborar como entrenador pero poco después decidió establecerse en Valencia, en busca de un mejor futuro económico.

Conocido el lamentable suceso, decenas de comentarios de amigos y admiradores del ex deportista, lamentaron su deceso al que calificaron de inesperado.

Moya había nacido en el municipio habanero de Playa el 11 de febrero de 1965 y ganó varias medallas en Juegos Centroamericanos y del Caribe y Juegos Panamericanos además de su preciado bronce olímpico.

En la cita catalana lanzó el disco hasta los 64,12 metros sólo superado por el lituano Romas Ubartas y el alemán Jürgen Schultz.

En 1986 conquistó la primera medalla en competencias internacionales, oro en el Campeonato Iberoamericano de Atletismo en La Habana.

En 1987 ganó el Campeonato Centroamericano y del Caribe de Atletismo en Caracas. Fue bronce en las Universiadas Mundiales en Duisburgo, Alemania, en 189.

Consiguió el título en los Juegos Centroamericanos y del Caribe  en  Ciudad de México en 1990 y en 1991 fue plata en los XI Juegos Panamericanos de La Habana.

Antes de su gran faena en Barcelona sólo llegó al octavo lugar en el Mundial de Atletismo en Tokio.

Envuelto aún en su euforia por el tercer lugar olímpico conquistó la presea de plata en la Copa del Mundo de Atletismo de La Habana

En 1995 logró el título en los Juegos Panamericanos en Mar del Plata, Argentina. Sería su último gran triunfo de su carrera tras una discreta faena en los Juegos Olímpicos de Atlanta en 1996, según Ecured.