Expectación por la “bronca” Gamboa vs Davis en Atlanta
Quizá el séquito del excampeón guantanamero Gamboa, de dos divisiones podría haber diseñado todas las variantes probables a las que se podría haber enfrentado el cubano en esa tarde de pesaje en Atlanta para prevenirle ante cualquier actuación fuera del libreto
Expectación por la “bronca” Gamboa vs Davis en Atlanta
 

 

Los ruegos de los seguidores de Yuriorkis Gamboa para que no se desconcentre con vistas a su pelea en horas contra el favorito Gervonta Davis, parecen estar de más: el Ciclón de Guantánamo tiene demasiado kilometraje encima del ring para no caer en la provocación del rival, promocionado como una miniversión de Mike Tyson.

Quizá el séquito del excampeón guantanamero de dos divisiones podría haber diseñado todas las variantes probables a las que se podría haber enfrentado el cubano en esa tarde de pesaje en Atlanta para, al menos, prevenirle ante cualquier actuación fuera del libreto. Tampoco hay que formar mucho aspaviento con el empujón . Casos  entre campeones y retadores en torno a la báscula, sobran en la historia pugilística. Por ejemplo entre Joel Casamayor y el mexicano Juan Manuel Márquez en 2008.

El manotazo del majadero de Davis, invicto entre los superplumas,  se hizo más sobredimensionado al no estar advertido el caribeño.

Por suerte lo que se formó después no fue más allá de los codazos y cabezazos a los que estamos acostumbrados a diario los cubanos para entrar a una guagua en el Vedado a las cinco de la tarde. 

En buena lid, el ídolo de Baltimore debería ser multado, por llegar tarde dos horas tarde, por pasarse de peso, por su violación al juego limpio. Pero eso es “romántico”. No son los tiempos ni contextos de las notas de protesta ante la AIBA.

“La pelea de todas formas tenemos que celebrarla. Desgraciadamente en este boxeo profesional, y dichosamente también porque todos vivimos de él, si no hay pelea, no hay dinero”  declaró Pedro Roque, el entrenador de Gamboa, a El Nuevo Herald, después de expresar su malestar por la actitud de Davis hacia su discípulo.

Para Roque, un expreparador de las selecciones nacionales en Cuba, es también crucial la velada en su nueva incursión en el boxeo profesional.

Gervonta Davis no pudo hacer el  peso en el período asignado. Inicialmente pesó 136¼ para la pelea de 135 libras.Ya había perdido un título por este mismo problema en 2017. Ahora se le dio tiempo extra  en una controversial decisión el viernes. La Asociación Mundial de Boxeo, ya criticada por entregar cinturones controvertidos, decidió darle a Davis otra hora más. Finalmente, Davis se apresuró a cumplir con la pesa  antes de que terminara el “generoso” horario de dos horas.Y tras estas irregularidades, bronca añadida, ya está limpio de polvo y paja para optar al título mundial vacante de peso ligero “regular” de la AMB. Ahora, los dos registran 134 libras y media.

Davis (25 años) va delante ampliamente en las apuestas. Desde 2014 tiene una racha de 13 victorias seguidas antes del límite. Ha ganado 21 de sus 22 peleas por nocaut. Gamboa, 38 años (30-2,18 Kgs) se ha mostrado calmado, y advierte que el estadounidense nunca se ha enfrentado, hasta hoy, a un rival como él.

Gamboa ha ganado títulos en peso pluma y par de títulos interinos en junior ligero y ligero y aunque no ha tenido un cinturón desde 2013, ha vencido en sus últimas cuatro peleas. Y él ha llamado la atención sobre su cadena de triunfos y su intención de no colgar los guantes lo que por supuesto tranquiliza a su entorno. 

Sus dos únicas derrotas fueron en junio de 2014 ante Terence Crawford por nocaut – el primero en su carrera- y frente al mexicano Robinson Castellanos en mayo de 2017 por abandono en el séptimo. Sus últimas faenas , sobre todo delante del ex retador mexicano Miguel Beltrán Jr por decisión unánime en noviembre de 2018, y el nocaut en el segundo round sobre el boricua Ramón Martínez en julio último, son las señales más firmes de su propósito.

Gamboa confía en su experiencia para borrar la desventaja de los pronósticos pero podría también tener a su favor el posible desgaste que tal vez le haya provocado a Davis su estrepitosa rebaja de libras a última hora, más cuando debuta en la categoría ligera. Los expertos ya le advierten que será la división welter su mejor sitio.

Ya se verá lo que suceda en el ring a partir de las 9 de la noche hora de Atlanta y hora de Cuba a la que Gamboa viaja todos los años desde 2015 , y donde los seguidores de boxeo que puedan, andan buscando, sobre todo en La Habana, algún espacio hotelero para descubrir en la “tele” de cable la última gran bronca de un cubano en el 2019. 

Los cubanos en Estados Unidos o en la Isla, o dondequiera  se encuentren, amantes del boxeo, esperan que más allá de la bolsa gane o pierda, verán  batirse con dignidad a su compatriota pese al show que encierra el nacimiento de una nueva estrella en el  negocio-espectáculo.