Cubano en final de Liga Nica, primera del mundo en pandemia
El defensa cubano Sandro Cutiño participó en la final de la Liga Nicaragüense de Fútbol, el primer campeonato del mundo que concluyó temporada en tiempos de la pandemia del coronavirus
Sandro Cutiño
 

Reproduce este artículo

El defensa cubano Sandro Cutiño participó en la final de la Liga Nicaragüense de Fútbol este fin de semana, convertida en el primer campeonato del mundo que concluyó temporada en tiempos de la pandemia del coronavirus.

El club del jugador oriundo de Las Tunas, el Managua FC, cayó 3-1 en el partido de vuelta ante el Real Estelí, que conquistó el título en la cancha sintética del Estadio Nacional.

A pesar de que el gobierno de Nicaragua nunca ha decretado cuarentena en el país, donde tampoco se interrumpieron las clases ni las actividades deportivas, culturales y de entretenimiento en general, la Federación Nacional de Fútbol determinó jugar esta final sin público, sin ceremonias de premiación ni festejos.

No obstante, varios medios llamaron la atención sobre que, entre los jugadores, sobre todo los ganadores, hubo más abrazos de los necesarios en una situación de pandemia mundial por COVID-19

Cutiño, 25 años, cumplirá vacaciones cortas en Managua para continuar entrenando con su equipo que, junto al Estelí, se enrolarán en la Liga de Clubes campeones de la Concacaf, cuyo fecha de inicio no se ha anunciado.

De todas maneras no hubiera podido regresar ahora a Las Tunas con el cierre de fronteras en Cuba.

Paralelamente, uno de los mejores jugadores del país, Byron Bonilla, criticó desde Costa Rica la forma en cómo se ha manejado el tema del coronavirus en Nicaragua. El volante del club tico Saprisa, y de la Selección Nacional de Nicaragua, hizo referencias a las muertes seguidas por infarto que se han registrado en las últimas semanas en varias partes del país, incluso en plena calle. 

Expertos han considerado que estas muertes podrían estar vinculadas al COVID-19. El gobierno de Daniel Ortega ha informado que sólo ha habido 15 casos y cinco muertes, pero esas estadísticas han sido cuestionadas. 

Hace dos semanas, con el aval del régimen y presencia de público, y medidas de distanciamiento social, se organizó en Managua un polémico cartel profesional de boxeo, con figuras desconocidas.

Además de Nicaragua, Corea del Sur, Bielorrusia, y Turkmenistán son las contadas excepciones con vida de fútbol, un panorama al que promete seguirle pronto los pasos la Bundesliga alemana y luego posiblemente otros grandes torneos como La Liga española.

En Corea del Sur  este último viernes se inició una nueva temporada, aunque sin público en el estadio y bajo estrictas medidas sanitarias para evitar posibles contagios.

Tampoco hubo apretones de mano entre jugadores, una de las nuevas reglas no escritas en la liga surcoreana, que pide ahora a sus futbolistas que eviten celebrar los goles en grupo, que conversen de cerca o que se encaren. En Bielorrusia y Turkmenistán no se ha dejado de jugar.