Bravos ganan la Serie Mundial: el cubano Jorge Soler es MVP

El poderío del cubano oriundo de Melena del Sur le valió el premio MVP. El segundo que recibe un cubano en MLB. Heredia también se coronó
Jorge Soler
 

Reproduce este artículo

Los Bravos de Atlanta, liderados por la ofensiva del pelotero cubano Jorge Soler, ganaron la Serie Mundial en seis juegos, frente a los Astros de Houston, con lechada de 7 carreras a cero. Los de Atlanta terminan una sequía que databa de 1995.

La victoria de los campeones fue encabezada por Soler, que finalmente se llevó el premio al mejor de la lid, el MVP. El habanero abrió el marcador con jonrón descomunal de tres carreras en la tercera entrada.

El bateador designado bateó para 300 de average, incluidos tres jonrones, seis carreras impulsadas y seis carreras anotadas durante el Clásico de Otoño para convertirse en el segundo jugador nacido en Cuba en conseguir un MVP. El lanzador de los Marlins de Miami, Livan Hernández, fue el primero en 1997.

"Obviamente, estoy muy emocionado (…) Me siento muy honrado de ser el segundo jugador cubano en ganar este premio”, dijo Soler a la prensa acreditada al término del choque en el Minute Maid.

Soler es el cuarto jugador de los Bravos conectar tres jonrones en una sola Serie Mundial, uniéndose a Hank Aaron (1957), Lonnie Smith (1991) y Ryan Klesko (1995). Desde Twitter, el cubano dijo que estaba muy orgulloso porque a los cubanos se les hacía más difícil.

El otro cubano que se coronó fue el matancero Guillermo Heredia. “Celebrando esta victoria juntos, no hay palabras”, decía el jardinero defensivo junto a su compatriota Soler. En general, los Bravos no tuvieron clemencia del pitcheo de los Astros, mientras su staff maniataba los bates de sus contrarios.

El otro jonronero de los Bravos, Freddie Freeman dijo que no había lugar que mereciera más la Serie Mundial que la ciudad de Atlanta. “No tengo palabras. Conectar un jonrón en una Serie Mundial es genial", añadía.

"Estoy paralizado. Esto es lo mejor del mundo", concluyó el manager de Atlanta, Brian Snitker, quien ha trabajado para la organización de los Bravos durante 44 años.