Skip to main content

Boxeador Joahnys Argilagos recibe a su madre en EE.UU.: “No hay palabras”

Argilagos escapó de una delegación deportiva en 2018 y desde entonces no abrazaba a su madre

Image
Argilagos recibe a su madre en EE.UU
Montaje ADN Cuba | Argilagos recibe a su madre en EE.UU

Actualizado: Tue, 02/14/2023 - 08:48

El boxeador cubano Joahnys Argilagos recibió a su madre en Estados Unidos luego de cinco años de separación tras su escape de una delegación deportiva en México, en el año 2018. El propio púgil compartió el emotivo momento a través de un video en Instagram.

“No hay palabras para expresar lo que siento en estos momentos. Después de cinco largos años solo me queda decir “Gracias Dios”. Welcome to the United States”, escribió el joven boxeador profesional en la red social.

En el clip se ve cómo su madre corre a abrazarlo y lo besa en repetidas ocasiones. El atleta de 27 años añadió luego otras fotos y confirmó que, además de su madre, también había reunificado a su hermana.

El cubano lleva adelante su carrera profesional en Estados Unidos y ahora contará con el impulso de su familia más cercana.

argilagos

Argilagos fue doble campeón mundial y medallista olímpico con el equipo de boxeo amateur en Cuba. Pero en diciembre de 2018 no lo pensó dos veces y escapó del hotel donde estaban reunidos los boxeadores para una competición previa a los Centroamericanos.

“Siempre teníamos vigilancia. A cada rato siempre tenía la seguridad vigilando. Pero nada, es por gusto. Cuando yo me fui, cuando yo me quedé, tenía millones de seguridad. Incluso cuando me fui, en el lobby (…) Me quedé en México, en Tijuana. Me entregué en la frontera y estuve detenido cuatro meses y medio en la frontera. Estuve preso”, confesó en 2020 a la página Avispas Rojinegras de Cuba.

Argilagos contó entonces que el salario de los boxeadores en Cuba, si no tenían peleas internacionales, era ínfimo, de unos 700 pesos, y que, aunque ganaras dos veces un campeonato mundial, apenas te pagaban por una medalla.

En 2020 el púgil declaró que seguía solo en Estados Unidos, pues no había terminado los papeles y no podía reclamar a nadie todavía. Algo que tres años después, finalmente, ha conseguido.