Cubagate en México: Senador del PAN denuncia corrupción y fraude en contratación de médicos cubanos

“Hay una triangulación para desviar recursos desde México hacia otro gobierno”. “Se engañó a los ciudadanos mexicanos diciendo que traían médicos cubanos y no eran médicos”.
 

Reproduce este artículo

Durante años, el régimen de La Habana ha exportado misiones médicas argumentando que lo hace por solidaridad internacional, amparada en el modelo político y económico que la define. Sin embargo, la realidad ha demostrado que la salud no tiene nada que ver con la filantropía, sino que es un instrumento de política exterior y un negocio que representa ingentes ingresos al régimen.

También ha quedado expuesto que los países que contratan estas misiones pagan sobrecostos que benefician directamente a la jerarquía del régimen, mientras que los médicos cubanos enfrentan formas de esclavitud contemporánea. La dictadura se queda con más del 90% de los ingresos que cobra, muchas veces en euros, por los servicios sanitarios que exporta y vende.

La otra cuestión que genera polémica y alarma tiene que ver con el poco control que existe con respecto a estas misiones. No todo el personal que viaja en la misión presta servicios cualificados en el área de la medicina, sino que hay quienes desarrollan otro tipo de actividades como espionaje o adoctrinamiento.

En el contexto de la crisis sanitaria global a causa de la pandemia de COVID-19, Cuba envió misiones a diferentes países. El año pasado las misiones de médicos cubanos generaron gran polémica en América Latina. Un caso muy sonado fue el de México. El régimen cubano le cobró a México en euros. México habría pagado un poco más de 10 millones de euros a Cuba por los servicios de 585 personas.

De hecho, el Senador estadounidense Bob Menéndez (D-N.J.), Presidente del Comité de Relaciones Exteriores, le pidió ayer a la Administración Biden redoblar esfuerzos diplomáticos para ampliar la campaña internacional que busca poner fin a la trata de personas, en este caso, por parte del régimen cubano a través de la explotación y la trata de miles de profesionales cubanos que envía a México y a otros países.

Esta semana de nuevo las alarmas se dispararon en México a partir de las denuncias de Julen Rementería, senador del Partido Acción Nacional, quien denunció la operación de fraude y corrupción orquestada desde el gobierno de la Ciudad de México que contrató médicos cubanos sin titulación, lo que significa que serían falsos médicos. Además, pagados con sobrecostos al régimen de La Habana y sin que todavía ninguna institución gubernamental haya explicado satisfactoriamente cómo pudo ocurrir esta situación y quién es el responsable de la contratación de estas misiones médicas sin médicos.

Julen Rementería se preocupó por indagar las irregularidades en la contratación del personal médico cubano por parte de la CDMX. Presentó los principales hallazgos en su investigación y denunció públicamente las irregularidades en la contratación del personal sanitario proveniente de Cuba. “Detectamos que de entrada hubo mucho ruido a partir de unos contratos que se firmaron en abril de 2020”, dijo. “Se empezó a generar gran especulación y a partir de las áreas de transparencia de diferentes instituciones empezamos a indagar y a investigar”, explicó el senador. “Se pagó una cifra muy importante para traer a 585 personas, pero nadie pudo acreditar que tengan títulos profesionales”. “Denunciamos una desviación de recursos al gobierno de Cuba, a partir de un contrato donde se simula la ayuda, dice la jefa de gobierno ‘solidaridad’, cuando en realidad es fraude”.

Toda la investigación está fundamentada a partir de documentos oficiales y formales que fueron emitidos por las distintas dependencias, agregó el senador y precisó que las distintas instituciones consultadas reconocieron que no tenían información respecto a los títulos profesionales de los supuestos médicos.

Las 585 personas provenientes de Cuba estuvieron un tiempo en el país pero ya habrían dejado México. “No son misiones médicas ni filantropía”, sino una forma que le permite al gobierno de Cuba obtener recursos, a partir lo que se ha llamado “esclavitud moderna”, explicó el senador del PAN.

El político cuestionó que esta fue una simulación, una operación para desviar recursos a otro gobierno. "No se justifica la cantidad que se pagó para la cantidad de personas que vinieron a México”, añadió. 

Estos hechos, finalmente, lastiman y afectan a los profesionales sanitarios de México que han sufrido mucho durante la pandemia. Muchos médicos mexicanos han fallecido y el personal médico mexicano no devenga los ingresos que sí se pagó a Cuba por los médicos cubanos que, aparte, no eran médicos, constató el legislador.

El grupo parlamentario llevará a la sesión de mañana la propuesta de integrar una comisión plural con miembros de todos los partidos, un legislador por cada partido político, para el esclarecimiento de esta situación y llegar a la verdad de lo ocurrido en el proceso de contratación, porque “hasta ahora se han esforzado mucho en descalificaciones personales en lugar de aportar pruebas. Esto no puede quedarse en un acto de fe”, enfatizó.

“Nosotros debemos ver que estas cosas no ocurran en México. El gobierno no debe engañar al pueblo de México a través de mecanismos que no son en realidad lo que dicen ser. Se puede ayudar a Cuba de otras maneras. Hay que ayudar con transparencia, ese es el método para hacerlo”, concluyó.