Policía prohíbe dos marchas autorizadas en Hong Kong tras enfrentamientos

La Policía hongkonesa prohibió hoy dos manifestaciones que había autorizado previamente tras disolver con gases lacrimógenos una concentración no permitida, lo que derivó en enfrentamientos con algunos grupos de manifestantes que lanzaron cócteles molotov y piedras contra los agentes.

En la primera concentración, en el céntrico Parque Victoria de la ciudad, los 128 candidatos prodemócratas que se presentarán a las elecciones a los Consejos de Distrito a finales de noviembre habían llamado a celebrar mítines, después que la Policía local hubiese prohibido una convocatoria de protesta en esa zona.

Según la ley hongkonesa, cada candidato puede congregar en un mitin a un máximo de 50 personas sin requerir permiso policial. Al haber 128 candidatos, podrían reunirse 6.400 personas sin incumplir la ley.

Más de un millar de activistas se concentraron en el parque, gran parte de ellos portando máscaras, en desafío a la prohibición del Gobierno local de llevar cubierto el rostro en las manifestaciones.

Los agentes antidisturbios advirtieron de que el uso de máscaras violaba la ley y de que la concentración no estaba autorizada pero los concentrados permanecieron en el lugar tras lo que la Policía empleó gases lacrimógenos para dispersarlos.

Varias personas y al menos dos candidatos a las elecciones de distrito fueron detenidos, que se suman a los 2.600 que han sido arrestados desde el inicio de las protestas en Hong Kong el pasado junio.

"No hacíamos nada ilegal celebrando aquí mítines electorales y lo hemos hecho pacíficamente. De alguna manera la acción policial era esperada, ellos han violado las leyes y las normas muchas veces en los últimos meses", dijo a Efe Adrian Lau, uno de los candidatos a las elecciones que participó en la concentración.

Tras la actuación policial en el parque, grupos de manifestantes se dirigieron entonces al área de Central, que acoge la sede del Gobierno, el Parlamento y la Policía, donde dos horas más tarde estaban convocadas otras dos manifestaciones, estas sí autorizadas.

A los que habían estado congregados en el parque se unieron varios miles de personas más pero la Policía comenzó a bloquear las avenidas que llevaban hacia Central y comenzaron los enfrentamientos con los agentes, que emplearon también vehículos con cañones de agua, mientras que los manifestantes usaron cócteles molotov y adoquines.

Pasadas las 17.00 horas locales (09.00 GMT) la Policía anunció que, invocando las leyes de orden público coloniales y en vista de la "violencia" ejercida por los manifestantes, quedaban prohibidas las dos manifestaciones autorizadas en la zona de Central.

Según constató Efe, grupos de manifestantes lanzaron cócteles molotov y arrojaron adoquines al cuartel general de la Policía situado en el distrito de Central.

Los enfrentamientos se sucedieron por varias zonas de la ciudad, donde los manifestantes cortaron alguna avenida y montaron barricadas con los quitamiedos de hormigón que separan ambos carriles.

Las protestas en Hong Kong comenzaron en junio a raíz de un polémico proyecto de ley de extradición, ya retirado por el Gobierno, pero han mutado hasta convertirse en un movimiento que busca una mejora de los mecanismos democráticos de Hong Kong y una oposición a la cada vez mayor injerencia de Pekín.

No obstante, algunos manifestantes han optado por tácticas más radicales que la protesta pacífica y los enfrentamientos violentos con la Policía son habituales.