Piñera habilita plebiscito para que chilenos decidan en 2020 si cambian la Constitución

Piñera dijo que las reformas de la Carta Magna no serán la solución definitiva a la crisis política y social por la que atraviesa Chile, y adelantó que también serán necesarios cambios en otros sectores del Gobierno
El cambio de Constitución es una de las demandas de los manifestantes
 

Reproduce este artículo

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, promulgó este lunes la reforma constitucional que habilita un plebiscito para modificar la Constitución del país, redactada en tiempos de la dictadura de Augusto Pinochet y una de las demandas del movimiento civil que puso en jaque al Gobierno desde octubre.

La cadena CNN dijo este lunes que, de esta manera, el presidente oficializa el llamado para que la población participe en una consulta ciudadana en abril de 2020, para decidir si crear una nueva Asamblea Constituyente que acuerde una nueva constitución o si se crea un mecanismo para modificar la constitución actual.

Piñera reconoció que ese llamado a la consulta ciudadana “es un recordatorio de que el poder político es un mandato de servicio que otorga el pueblo para garantizar el derecho de ciudadanos”, detalló la cadena estadounidense.

Agregó que Piñera enumeró algunas propuestas de lo que debe incluir la Constitución, instruyendo que la reforma deberá respetar la democracia y los tratados internacionales.

 

 

La posibilidad de redactar una nueva Constitución es una de las principales demandas del movimiento social en Chile que comenzó el 18 de octubre.

Piñera también dijo que el cambio de Carta Magna no será la solución definitiva a la crisis política y social por la que atraviesa Chile, y adelantó que también serán necesarias enmiendas en otros sectores del Gobierno, dijo CNN.

De este modo, Chile se encuentra cada vez más cerca de decidir si quiere enterrar la actual Constitución, redactada en la dictadura militar y blanco de críticas en las manifestaciones por su corte neoliberal.

"Este plebiscito, el primero en 30 años, nos debe servir para dejar atrás la violencia y las divisiones que hemos visto resurgir con dolor y tristeza durante estos días", indico el presidente chileno, durante la firma del documento.

La ley, resultado de un histórico acuerdo alcanzado en noviembre entre casi todas las fuerzas parlamentarias, permite celebrar un plebiscito el 26 de abril para preguntarle a la ciudadanía si quiere una nueva Constitución y qué mecanismo debería redactarla: una convención mixta de parlamentarios y ciudadanos electos o una asamblea de personas escogidas únicamente para ese fin.

 

 

Si el plebiscito es aprobado, la elección de los constituyentes se realizará en octubre, coincidiendo con las elecciones regionales y municipales, y la nueva Constitución -que debe redactarse en un máximo de un año- se ratificará en otro plebiscito, este con voto obligatorio.

La redacción de una nueva Carta Magna es uno de los principales clamores del estallido social que vive Chile desde hace más de dos meses, el más grave desde el retorno a la democracia y que ya se ha cobrado la vida de al menos 24 personas y ha provocado miles de heridos.

Los manifestantes culpan a la actual Constitución, reformada más de 40 veces, de ser el origen de la grandes desigualdades del país, pues le concedió al Estado un rol "subsidiario" (secundario) en la provisión de recursos básicos como la salud, la educación o las pensiones, lo que favoreció su privatización.

Según la última encuesta Cadem, el 86 % de los chilenos está a favor de una nueva Ley Fundamental y un 61 % apoya una convención constituyente y un 36 % una convención mixta.

(Con información de Efe)