Médicos cubanos secuestrados en Kenia estarían en zona de riesgo militar

Los dos médicos cubanos secuestrados por el grupo terrorista Al-Shabaab enfrentan también el peligro adicional de las ofensivas militares que se han incrementado en el último mes para liquidar a la banda franquicia de Al Qaeda en Kenia y Somalia.

No hay ninguna certeza que los galenos Assel Herrera y Landy Rodríguez pudieran estar en lugares seguros en medio de este conflicto bélico de baja intensidad que se desarrolla en Somalia.

El Comando África del ejército de Estados Unidos (AFRICOM) ha anunciado en un comunicado que ha realizado un ataque aéreo contra Al-Shabaab en las cercanías de Jilib, Somalia, una de las zonas en las que pudieran estar los médicos cubanos.

"Estamos evaluando los resultados del ataque aéreo, sin embargo, creemos que ningún civil resultó herido o muerto como resultado de este ataque aéreo", se lee en el comunicado difundido por el Mogadishu Times.

AFRICOM se comprometió a continuar colaborando con las fuerzas somalíes para desactivar la amenaza del terrorismo que representa Al-Shabaab.

El grupo, afiliado a Al Qaeda, ha librado una guerra extremista en Somalia durante más de una década, matando a decenas de miles de personas y desplazando a otros millones, expresa la nota.

Las fuerzas estadounidenses y las tropas de la Unión Africana tienen como objetivo librar a los países del llamado Cuerno africano de la amenaza del terrorismo, añade.

En los últimos días, las fuerzas han logrado avances y forzaron a los militantes a salir de las principales ciudades, aunque aún logran organizar ataques, especialmente con suicidas cargados de explosivos, afirma. En las tropas de la Unión Africana se incluyen las fuerzas especiales de Kenia, a quienes se ha encargado el rescate de los dos cubanos secuestrados.

Si bien, en un inicio, los EEUU se involucraron mínimamente en la lucha contra el grupo extremista en África, el presidente Donald Trump les ha otorgado una autoridad más amplia para llevar a cabo ataques.

En su reciente declaración, AFRICOM dijo: "Las fuerzas estadounidenses usarán todos los métodos efectivos y apropiados para ayudar en la protección del pueblo somalí, incluidas las operaciones militares antiterroristas asociadas con el gobierno federal de Somalia, la AMISOM y las fuerzas del ejército nacional somalí", según difunde la prensa keniana.

Los dos médicos cubanos fueron secuestrados el 12 de abril en Mandera, Kenia, a unos 560 kilómetros de Jilib, punto del último bombardeo norteamericano. Tras el violento rapto en el que fue asesinado uno de los escoltas de los galenos, estos fueron llevados a Somalia. Actualmente se desconoce qué suerte han corrido, y el gobierno cubano no ha proporcionado información actualizada sobre su paradero.