Kozak: "Cuba es un problema para Venezuela"
El subsecreatrio de Estado lanzó sus declaraciones luego de que Guaidó aprobara el diálogo entre Canadá y Cuba para salir de la crisis en Venezuela
Michael Kozak
 

Reproduce este artículo

“Si Cuba realmente quisiera ayudar al pueblo venezolano, comenzaría por sacar a sus torturadores y a sus agentes de contra-inteligencia del país”, declaró hoy el subsecretario para el Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Michael Kozak.

Las declaraciones llegan luego de que el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, aceptara la medicación de Canadá con Cuba para intentar una salida pactada de la crisis venezolana.


Guaidó, quien estuvo de visita en el país norteamericano el lunes declaró que ve "positivos" los contactos que este país mantiene con Cuba para resolver la crisis, pues es importante que “todos sean parte de la solución”. 

El líder opositor venezolano se reunió allí con el ministro canadiense de Asuntos Exteriores, Francois-Philippe Champagne, y el primer ministro Justin Trudeau.  

“No es un secreto que Cuba ha sido parte del soporte no sólo ideológico sino también a nivel de inteligencia en lo que ha sido el proceso venezolano. Nuestra intención es que todos sean parte de la solución”, afirmó Guaidó.

Por otra parte, Guaidó se negó a revelar si se reunirá con el presidente estadounidense, Donald Trump, en los próximos días como parte de la gira mundial que está realizando, antes de regresar a Venezuela.


Canadá, uno de los principales promotores del llamado Grupo de Lima sobre Venezuela, es uno de los países que consideran a Guaidó como presidente "provisional" de Venezuela y se niega a reconocer al ejecutivo de Nicolás Maduro.

La intromisión de La Habana en los asuntos internos de Venezuela es proverbial, especialmente su asesoría en inteligencia y forma de gobierno. Recientemente el presidente Nicolás Maduro pidió incluir al embajador cubano allí dentro de su Consejo de Ministros, declaraciones que provocaron protestas de diputados opositores.

Al mismo tiempo, las declaraciones de Guaidó sobre el diálogo Canadá-Cuba no son bien vistas por todos los opositores venezolanos, quienes han lanzado críticas contra el presidente interino. Es presumible que esta postura la comporta el gobierno estadounidense, teniendo en cuenta las declaraciones de Kozak.