Italia abrirá fronteras parcialmente el 3 de junio, luego del embate del coronavirus
A partir del próximo 3 de junio Italia reabrirá sus fronteras a los turistas de la Unión Europea. Además, los italianos podrán viajar por todo el país, sin ninguna restricción, salvo que haya un rebrote de la epidemia
Transeúntes caminan frente al Coliseo de Roma

El gobierno italiano determinó reabrir a partir del 3 de junio sus fronteras a los turistas de la Unión Europea. Durante la última sesión del Consejo de ministros, presidido por Giuseppe Conte, se aprobó además, anular el aislamiento obligatorio de 14 días para los visitantes extranjeros en la península y el libre desplazamiento por todo el país de los italianos, salvo que haya un rebrote de la epidemia.

Las medidas se aplicarán “en el respeto de los vínculos que derivan del orden jurídico de la Unión Europea”, precisó un comunicado gubernamental. Actualmente las fronteras europeas del espacio Schengen están cerradas.

El turismo es uno de los principales sectores de la economía italiana y contribuye con cerca de un 13% del PIB. En tanto, Coldiretti, uno de los principales sindicatos agrícolas, señaló además que “la apertura de las fronteras a los ciudadanos europeos no solo favorece el turismo, salva también las cosechas con el regreso de unos 150 mil jornaleros de Rumania, Polonia y Bulgaria”.

Estas decisiones pueden modificarse en función del “riesgo epidemiológico” en el país, que fue el primer gran foco del nuevo coronavirus fuera de Asia. En Italia han fallecido al menos 31 mil 500 personas por complicaciones de la COVID-19, dejando al país por detrás de Estados Unidos y Gran Bretaña en número de víctimas mortales.

Según el comunicado del gobierno, a partir del 18 de mayo los italianos podrán transitar libremente en el interior de su región, luego de permanecer confinados desde el 10 de marzo y autorizados a desplazarse sólo en su municipio por razones de salud o de trabajo.


Se anunció también que desde el 18 de este mes en el país se abrirían museos y tiendas. El gabinete del primer ministro italiano, Giuseppe Conte, evalúa además si acelerar, en aquellas zonas en las que la pandemia esté controlada, la apertura de los restaurantes, bares, peluquerías y centros de estética.

En los sectores que empezarán a operar, incluyendo fábricas y algunas empresas, se impusieron normas de distanciamiento social. Las escuelas continuarán cerradas y las concentraciones multitudinarias no están permitidas, aunque a partir de la próxima semana se podrá asistir a misa, con restricciones.

A medida que descienden las tasas de contagios y decesos, el gobierno Giuseppe Conte apuesta por la reanudación progresiva de la actividad económica en el país, intentando minimizar el impacto de la actual crisis que ya sacudió fuertemente al país. Roma calcula que se contraerá su economía un 8 % en 2020 como consecuencia de las decisiones adoptadas para contener el nuevo coronavirus.