Intentan censurar en Brasil un comic por mostrar un beso gay
La petición del alcalde de Río de retirar libros con temática gay en la Bienal del Libro abrió una guerra jurídica que terminó con la decisión del Supremo que reprocha la discriminación
Intentan censurar en Brasil un comic por mostrar un beso gay

El alcalde de Río de Janeiro, Marcelo Crivella, intentó que se retirara de la Feria del Libro de esa ciudad un cómic de Marvel en el que aparecen dos hombres besándose en la boca.

Crivella, un exobispo evangélico, había visitado la feria el jueves pasado y al día siguiente un equipo de fiscales de esa municipalidad acudió a la exposición en busca de textos con temática homosexual que contuvieran material inadecuado para menores de edad.

En un video publicado en Twitter, Crivella abogó por la retirada del cómic de Marvel Vengadores: La cruzada de los niños. La historia está protagonizada por una pareja masculina de superhéroes, Wiccan y Hulkling.

"Libros como este deberían estar envueltos en una bolsa sellada de plástico negra con una advertencia en el exterior", dijo Crivella en otro mensaje en relación con el libro.

El alcalde fue elegido en octubre de 2016, como candidato del Partido Republicano Brasileño (PRB, derecha) vinculado a la Iglesia Universal del Reino de Dios (IURD), una de las principales denominaciones neopentecostales del mundo.

El tío de Crivella, el obispo Edir Macedo, también fue noticia este final de semana al asistir al desfile del día 7 de septiembre, el de la Independencia del Brasil, al lado del presidente Bolsonaro. Días antes Macedo ungió al presidente en un ritual en su templo evangélico para reforzar la idea a sus fieles de que Bolsonaro había sido elegido por Dios.

Sin embargo, tras la censura un juez emitió una orden temporal protegiendo el cómic de cualquier medida municipal, alegando la protección de la libertad de expresión.

La serie La cruzada de los niños ha estado disponible en Brasil desde 2012 y los libros de Marvel han mostrado relaciones homosexuales desde inicios de la década de 1990.

El intento de Crivella de reducir la difusión de este cómic derivó en todo lo contrario pues el diario Folha de Sao Paulo publicó la imagen del beso desplegada a página completa en su portada de este sábado.

La acción del alcalde también provocó que este título de Marvel desapareciera de la feria del libro de Río, por un aumento desmedido de ventas que llevó a que se agotaran los ejemplares allí disponibles.

Finalmente, la Corte Suprema de Brasil anuló la decisión del alcalde y prohibió que se censure la historieta. La decisión del máximo tribunal brasileño revierte un fallo anterior que ordenaba retirar la publicación por considerarla "inapropiada" para niños y adolescentes.

“El régimen democrático presupone un ambiente de libre tránsito de ideas”, afirmó Días Toffoli, presidente de la Corte en su decisión.

La Bienal de Río terminó este domingo, por eso la decisión de la Corte Suprema tuvo, más que nada, un peso simbólico. Toffoli destacó que el discurso y las actitudes de Crivella van en contra la Constitución brasileña y contra los principios de dignidad humana al vincular una escena de beso de amor gay, por ejemplo, a “contenido impropio”.

Toffoli argumenta en su decisión el “reconocimiento del derecho a la preferencia sexual como directa emanación del principio de la 'dignidad de la persona humana': derecho a autoestima en el más elevado punto de la conciencia del individuo. Derecho a la búsqueda de la felicidad.” Rebate, aún, el uso del argumento del alcalde Crivella de que el gesto de recoger libros en la Bienal debía “cumplir la ley y defender la familia”. Toffoli también recuerda que la Constitución brasileña no le presta al sustantivo “familia” ningún “significado ortodoxo”, sin diferenciar parejas heteros u homosexuales.