Informe: cómo China permitió que el coronavirus se convirtiera en pandemia
Hacemos un recuento desde los primeros casos reportados a finales de 2019 y cómo si las autoridades chinas hubieran actuado tres semanas antes, el número de casos de coronavirus podría haberse reducido en un 95%.
 

Reproduce este artículo

Hace TRES MESES que comenzaron a circular dentro de la sociedad civil china los primeros reportes sobre el coronavirus, Reporteros sin Fronteras (RSF) publicó este miércoles un revelador informe en el que explica cómo fue el proceso de silenciamiento a quienes advertían sobre el brote de la mortal gripe en China.

Investigadores que utilizaron el grupo de mapeo de población WorldPop han realizado modelos complejos para ver cómo el movimiento humano y el inicio de la enfermedad habría evolucionado en diferentes escenarios. 

Los hallazgos son sorprendentes. 

El 13 de marzo un reporte de la Universidad de Southampton sobre la efectividad de las estrategias de contención en China para tratar con el coronavirus, estimó que los casos de coronavirus podrían haberse reducido en un 95% si se hubiera podido detectar el coronavirus “tres semanas antes".

El primer caso de alguien en China que padece de Covid-19, se remonta al 17 de noviembre de 2019, según datos del gobierno vistos por el South China Morning Post. Las autoridades de China esperaron hasta Enero para alertar oficialmente a la OMS.

Al mismo tiempo que China se veía obligada a alertar oficialmente a la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 31 de diciembre, comenzaba una escalada represiva contra ciudadanos, médicos y periodistas, para amedrentar a aquellos que intentaban alertar sobre el brote a la población.

El PCC obligaba a la plataforma de discusión WeChat (WhatsApp chino) a censurar una gran cantidad de palabras claves e información que se referían a la epidemia. Cualquier persona que intentara transmitir un mensaje o información que se desviara de la línea establecida por el liderazgo del Partido debía ser detenido.


¿Por qué no fue alertada a tiempo la población en China?

La censura a la prensa y los métodos de control ciudadano del partido comunista han sido costosos para el mundo. La población en China no pudo ser aislada a tiempo, porque el Partido Comunista de China evitó que fuera alertada sobre el brote de Coronavirus. 

La prensa oficial recibió órdenes. El Partido Comunista de China comenzó a suprimir palabras claves en Wechat para censurar mensajes que aludían al brote de la gripe en momentos en que el gobierno informaba a la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la aparición de una neumonía de origen desconocido.

Sin el control y la censura impuesta por las autoridades, los medios chinos habrían informado al público mucho antes de la gravedad de la epidemia de coronavirus, salvando miles de vidas y quizás evitando la pandemia actual. Sin censura, la red social WeChat, que tiene mil millones de usuarios activos en China, podría haber permitido a los periodistas transmitir informes y consejos de precaución. 


CHINA: Antes y durante la expansión del brote de COVID-19

A continuación presentamos un repaso en orden cronológico de los episodios más sensibles que marcaron el bloqueo a la información y la persecución de Xi Jinping y el Partido Comunista Chino (PCC) a su población, según el informe de RSF.


17 de Noviembre 2019 

El primero en hablar sobre el coronavirus fue Li Wenliang, un oftalmólogo del Hospital Central de Wuhan, que observó los primeros casos de coronavirus en NOVIEMBRE, cuando nadie entendía la naturaleza de la enfermedad en ese momento.

Li fue el primero en denunciar la posibilidad de una pandemia de coronavirus si no se hacía algo al respecto, explica Reporteros Sin Fronteras en un detallado informe.

20 de Diciembre 2019

Las autoridades de la ciudad de Wuhan podrían haber informado a los periodistas. Un mes después del primer caso documentado, la ciudad de Wuhan ya tenía 60 pacientes con una neumonía desconocida similar al SARS, varios de los cuales habían frecuentado el mercado de pescado de Huanan.

A pesar de la situación, las autoridades no consideraron conveniente comunicar esta información a los medios.

Si el Partido Comunista de China no hubiera ocultado a los medios la existencia de un brote epidémico vinculado a un mercado muy popular, el público habría dejado de visitar este lugar mucho antes de su cierre oficial el 1 de enero.

25 de Diciembre, 2019

El 25 de diciembre, el doctor Lu Xiaohong, jefe de gastroenterología del Hospital No. 5 de la Ciudad de Wuhan, comienza a conocer casos de infección que afectan al personal médico y sospecha desde la primera semana de enero que la infección es transmisible entre humanos.  Algo que el Partido Comunista de China se negó a aceptar hasta el 20 de enero. 

Si las fuentes de los periodistas en China no enfrentaran sanciones severas que van desde una reprimenda profesional hasta penas de prisión, el doctor Lu Xiaohong habría asumido la responsabilidad de alertar a los medios, obligando a las autoridades a tomar medidas, lo que solo sucedió tres semanas después.

Diciembre 30, 2019

El oftalmólogo Li Wenliang, habló sobre la epidemia en curso por primera vez el 30 DE DICIEMBRE con ex alumnos de la facultad de medicina en un grupo de discusión privado, compartiendo fotos de un exámen en el servicio de mensajería WeChat.

La alarma sonó. Sus mensajes fueron compartidos ampliamente en el sitio web de microblogging Weibo. Pero también fueron vistos por las autoridades.

Dos días después, el 1 de enero, Li y otros siete médicos fueron interrogados. Li fue interrogado durante varias horas y, el 3 de enero, la policía lo obligó a firmar una declaración reconociendo que había "difundido rumores falsos".

El tiempo fue pasando y el virus propagándose

El caso de Li trascendió las fronteras del gigante chino después de dar positivo para Covid-19 el 1 de febrero, el joven médico murió en las primeras horas del 7 de febrero. Su muerte provocó una ola de ira y duelo nacional sin precedentes.

Las publicaciones en línea que anunciaron la muerte de Li recibieron más de 1.500 millones de visitas en Weibo. Una foto de él con una máscara facial recorrió la blogósfera china con un hashtag indicativo del estado de ánimo de la población china y su sensación de estar amordazados.

Utilizado en más de 2 millones de publicaciones antes de ser censurado, el hashtag era #WomenYaoYanlunZiyou: "Queremos libertad de expresión"

"Dr. Li era como muchos dentro de la población china que quieren informar sobre la realidad de lo que está sucediendo y alertar a sus conciudadanos sobre la negligencia del gobierno ", dijo Daniel Bastard, jefe del escritorio de Asia y el Pacífico de RSF.

“La crisis del coronavirus ha llamado la atención sobre la profunda sed de información confiable dentro de la sociedad china, que está saturada de propaganda. El gobierno de Xi Jinping ha respondido con brutalidad mortal ".

Mientras se acelera la disidencia interna, las autoridades chinas comenzaron a censurar los mensajes de texto que se enviaban. Un conjunto de regulaciones draconianas entraron en vigor en China a partir del 1 de marzo, permitiéndole a Pekín endurecer aún más el control en las redes sociales.

5 de Enero, 2020

- Los científicos habrían diseminado el genoma del coronavirus antes.

El equipo del profesor Zhang Yongzhen en el Centro Clínico de Salud Pública de Shanghai logra secuenciar el virus el 5 de enero, pero las autoridades se mostraron reacias a hacer público el genoma.

El 11 de enero, el día en que China confirma su primera muerte por el virus, los investigadores filtran información en plataformas de código abierto, lo que resultó en el cierre punitivo de su laboratorio.

13 de Enero, 2020

- La comunidad internacional habría anticipado el riesgo de una pandemia.

El primer caso de infección por coronavirus fuera de China, un turista de Wuhan, se informa en Tailandia.

Si los medios internacionales hubieran tenido acceso total a la información que tenían las autoridades chinas sobre la escala de la epidemia antes del 13 de enero, es probable que la comunidad internacional hubiera evaluado la crisis y la hubiera anticipado mejor.

Esto habría reducido el riesgo de la epidemia, retardando la propagación fuera de China y posiblemente evitando su transformación en una pandemia.

ESCALADA REPRESIVA HACIA EL PERIODISMO CIUDADANO

ENERO DE 2020

Desde el momento de la primera alerta, hubo personas que intentaron cubrir la crisis. Chen Qiushi, un abogado de la provincia nororiental de Heilongjiang abordó un tren a Wuhan el 23 de enero para obtener su información en la fuente. Chen se había hecho un nombre en la blogósfera china con videos de las manifestaciones en Hong Kong que había filmado unos meses antes. 

"¿Qué tipo de periodista serías si no te atrevieras a ir al frente?" preguntó en un video filmado afuera de la estación Hankou de Wuhan.

En los días siguientes, Chen recorrió los hospitales de la ciudad cubriendo el caos, entrevistó a las familias de las víctimas y visitó un centro de exposiciones convertido en una zona de cuarentena. Cientos de miles de personas vieron sus videos a pesar de ser rápidamente censurados en Weibo y WeChat.

Fang Bin, un empresario textil en Wuhan, nunca se consideró periodista hasta que él también sintió la necesidad de informar a sus conciudadanos sobre la situación real en la ciudad más allá de las imágenes proporcionadas por la máquina de propaganda del Partido Comunista de China.

En su primer informe en video el 25 de enero, documentó la saturación de los hospitales. Mostraba cuerpos de víctimas de coronavirus, dentro de autobuses que habían sido convertidos en hospitales improvisados.

Puedes escuchar a Fang contar: "Cinco, seis, siete, ocho ... Ocho cuerpos en cinco minutos (...) ¡Tantos muertos!" El video también registró cientos de miles de visitas antes de que las autoridades los censuraron y eliminaron.
El informe independiente de ciudadanos chinos convertidos en periodistas fue considerado intolerable por el aparato estatal chino. Chen expresó sus temores en un video del 30 de enero que RSF volvió a publicar junto con algunos antecedentes:

"Tengo miedo", dijo. "Antes que yo, está el virus. Y detrás de mí, el poder legal y administrativo del estado chino ".

PERIODISTAS DESAPARECIDOS EN CHINA

 

FEBRERO, 2020

En su último video, transmitido en vivo el 4 de febrero, Chen entrevistó a un residente de Wuhan cuyo padre había sucumbido al coronavirus. Su cuenta de Weibo fue eliminada dos días después. El 7 de febrero, a sus padres les dijeron que estaba "en cuarentena". Su familia no ha recibido noticias suyas desde entonces.

“La atención que los informes de estos dos videoblogueros suscitaron en China refleja el profundo interés en la información confiable e independiente que sienten los ciudadanos chinos, que se están ahogando en la propaganda estatal”, explica RSF.

La necesidad de información independiente está más que justificada, dado que justo antes de estos videos iniciales, en un discurso el 20 de enero, el presidente Xi instó a los funcionarios a "reforzar la gestión de la opinión pública".

Mientras tanto, Fang, el empresario textil convertido en reportero, había informado en un video publicado el 2 de febrero que la policía había confiscado su computadora portátil y lo había interrogado detenidamente. Dos días después, informó en un video en vivo desde su casa que estaba rodeado de policías vestidos de civil.

Continuó informando sobre el creciente hostigamiento de las fuerzas de seguridad hasta su último video de 12 segundos el 9 de febrero, que simplemente mostraba un rollo de papel con ocho caracteres escritos.

 “¡Que todos los ciudadanos resistan! ¡Poder para la gente!

Nada más se ha sabido de Fang desde entonces.

El destino sufrido por Fang y Chen sirvió de advertencia.  Más de 450 usuarios de Internet han sido detenidos desde enero por compartir información sobre el coronavirus que las autoridades consideran como "rumores falsos".

Chen Qiushi: Abogado de Wuhan y periodista ciudadano desaparecido por el PCC

Dos famosos comentaristas políticos, Guo Quan y Xu Zhiyong, también fueron detenidos en febrero. Un tercero, Xu Zhangrun, fue puesto bajo arresto domiciliario

MARZO 2020

El último número de la revista Ren Wu, una publicación hermana de People’s Daily, fue retirado de los quioscos el 10 de marzo debido a una entrevista en la que el jefe del departamento de emergencias del Hospital Central de Wuhan, Ai Fen, criticó la censura impuesta a los médico

La entrevista de de Ai Fen criticando la censura impuesta a los médicos fue eliminada rápidamente de las redes sociales chinas. Renwu eliminó el artículo y Ai no pudo ser contactada por teléfono. Los usuarios de Internet se movieron rápidamente para guardar el artículo, publicando capturas de pantalla del mismo.

“Si hubiera sabido lo que iba a pasar, no me habría importado la reprimenda. Hubiera hablado de eso con quien sea, donde sea que pudiera ”, decía Fen en la entrevista.

Versiones del artículo de Fen proliferaron en China con una parte escrita en emojis u otra hecha en código morse, así como pinyin, el sistema de romanización para mandarín. Un intento por evadir la censura proliferaron en China. 

Un usuario en Twitter explicó que para mantenerse informados y evadir la censura, los ciudadanos estaban utilizando emojis para camuflar la información y poder alertarse unos a otros.

El 30 de diciembre, después de ver a varios pacientes con síntomas similares a la gripe y resistentes a los tratamiento habituales, Ai “estalló en un sudor frío” al recibir los resultados de laboratorio de un caso, que contenía la palabra: "coronavirus Sars", cuenta en la entrevista.

Marcó con un círculo las palabras Sars, tomó una foto y se la envió a un ex compañero de clase de la facultad de medicina, ahora médico de otro hospital en Wuhan. Para esa noche, la foto se había extendido por todos los círculos médicos en Wuhan, donde también fue compartida por Li Wenliang, convirtiéndose en la primera evidencia del brote.

Esa noche, Ai recibió un mensaje de su hospital que decía que la información sobre esta misteriosa enfermedad no debía divulgarse arbitrariamente para evitar el pánico. Dos días después, fue convocada por el jefe del comité de inspección disciplinaria del hospital y reprendida por "difundir rumores" y "dañar la estabilidad", contó en la entrevista.

El personal tenía prohibido transmitir mensajes o imágenes relacionadas con el virus, dijo. Todo lo que Ai pudo hacer fue pedirle a su personal que usara ropa protectora y máscaras, incluso cuando las autoridades del hospital les dijeron que no lo hicieran. Le dijo a su departamento que usaran chaquetas protectoras debajo de sus batas de médico.

FOTO: La doctora Ai Fen se convierte en un símbolo de la lucha contra el coronavirus

"Vimos a más y más pacientes entrar a medida que el radio de propagación de la infección se hizo más grande", dijo, cuando comenzaron a ver pacientes sin conexión con el mercado de mariscos, que se cree que son la fuente de los primeros casos.

Mientras se acelera la disidencia interna, el régimen también se propuso tratar de controlar la información que circulaba internacionalmente hostigando a corresponsales extranjeros con sede en China.

El 12 de marzo, se informó que Ren Zhiqiang, un comentarista político y miembro del Partido Comunista Chino, había desaparecido después de criticar las fallas del régimen. Su familia dijo que estaba detenido cerca de Beijing.

El 18 de marzo, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China anunció que el gobierno expulsaba al menos a 13 periodistas estadounidenses que trabajaban para el New York Times, el Washington Post y el Wall Street Journal.

Con todo arreglado tanto en casa como en el extranjero, Beijing ahora solo tiene que desplegar su masivo aparato de propaganda y desinformación con el objetivo de hacer que todos olviden que fue en el centro de China donde el virus se salió de control y esas tres semanas mortales pasaron antes de que Pekín escuchara a los denunciantes.

Siete semanas cruciales pasaron desde la aparición de los primeros síntomas del coronavirus a principios de diciembre hasta la decisión del gobierno de cerrar la ciudad. Una decisión que retrasó una ofensiva concertada de salud pública a nivel mundial.

Hoy, el mundo paga las consecuencias. 


LIBRE ACCESO A INTERNET

El 18 de octubre el Centro John Hopkins para la Seguridad de la Salud, en asociación con el Foro Económico Mundial y la Fundación Bill y Melinda Gates, llevó a cabo una pandemia simulada y alertó a la comunidad internacional sobre los resultados escalofriantes: 65 millones de muertes en 18 meses.

Si el Internet en China no estuviera aislado por un elaborado sistema de censura electrónica y los medios no se vieran obligados a seguir las instrucciones del Partido Comunista, el público y las autoridades sin duda se habrían interesado en esta información.