Guatemala: Piden declarar 22 de julio “Día de las víctimas del comunismo en América" en homenaje a Oswaldo Payá
El diputado Aníbal Samayoa presentó a la presidencia del Congreso de la República de Guatemala declarar 22 de julio “Día de las víctimas del comunismo en América" en homenaje a los activistas cubanos Oswaldo Payá y Harold Cepero

 Oswaldo Payá hace la "L" de liberación a su arribo al aeropuerto Jose Martí de La Habana, el 2 de febrero de 2003. Foto/ Radio TV Martí
 

La presidencia del Congreso de la República de Guatemala recibió una petición del diputado Anibal Samayoa para declarar 22 de julio “Día de las víctimas del comunismo en América" en homenaje a los activistas cubanos Oswaldo Payá y Harold Cepero.

El joven diputado por el Distrito Metropolitano del Partido Humanista escribió en su cuenta oficial en Twitter que presentó el “proyecto de acuerdo” al Congreso guatemalteco en homenaje “a los 8 años del asesinato de Oswaldo Payá y Harold Cepero por la dictadura cubana”.

Payá, líder del Movimiento Cristiano Liberación, fue el fundador y organizador del Proyecto Varela, mediante el cual, amparado por la constitución, recolectó las firmas necesarias para presentar al gobierno una solicitud de cambios en la legislación. 

El opositor al régimen falleció el 22 de julio de 2012 luego de que el automóvil en que viajaba, junto al también activista Harold Cepero, fuera embestido por otro vehículo. El accidente ha sido descrito como una “agresión premeditada contra sus vidas" por parte de la Seguridad del Estado cubano.

“Se ha elegido el aniversario de este asesinato para rendir homenaje a todos los mártires de la democracia en América Latina.  Se trata de un gesto que une a las diásporas de las naciones más afectadas y a los defensores de la democracia de la región, para honrar así la memoria de los 593 asesinados en Nicaragua desde abril de 2018, los más de 6 856 asesinados en Venezuela según Naciones Unidas y los 7 730 asesinados en Cuba desde 1959”, contiene el proyecto de acuerdo presentado por Aníbal Samayoa.

El documento refiere además, que “en la historia del siglo XXI, nuestra región da cuenta de numerosas víctimas a quienes, como a Payá y a Cepero, les fue arrebatada la vida por el abuso de la fuerza por parte de Estados aliados a una ideología que ha sembrado sufrimiento y miseria donde quiera que se ha practicado, tal como lo hace el comunismo en Cuba. De hecho, Estados promotores del marxismo-leninismo son responsables por el mayor número de víctimas mortales relacionadas con la implantación de una ideología en el siglo XX, fomentando el odio desde el lejano oriente hasta occidente. Al igual que el fascismo, el comunismo es una doctrina totalitaria que sigue amenazando la paz social, toda vez que se aprovecha del desconocimiento para reclutar nuevos adeptos a su agenda extremista”.

A propósito de la petición del abogado guatemalteco Anibal Samayoa al Congreso de su país, la hija de Oswaldo Payá, Rosa María Payá coordinara de Cuba Decide, una iniciativa ciudadana para cambiar el sistema político y económico en Cuba provocando un proceso pacífico de transición hacia la democracia; escribió en su cuenta de Twitter:

“El Congreso de Guatemala votará para declarar la fecha del atentado contra mi padre y Harold como el Día de las Víctimas del Comunismo en América”.

En 2019 la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia y la plataforma Cuba Decide, respaldados por voluntarios y activistas de todo el mundo, lanzan una convocatoria para rendir homenaje a “todas las víctimas del comunismo en América Latina”, según reportó Radio Televisión Martí.

“Este homenaje que nos une en un reclamo de justicia por todos los caídos –explica el comunicado de prensa enviado por Cuba Decide- será realizado en diferentes ciudades del hemisferio americano y Europa.

La iniciativa encabezada por Rosa María Payá hacia un llamado a instituciones, figuras públicas y sociedad civil para establecer el 22 de julio como Día de las Víctimas del Comunismo en América. "Un día para honrar a los nuevos Mártires de la Democracia".

El actual proyecto de acuerdo presentado al Congreso guatemalteco refiere que “es primordial que las nuevas generaciones conozcan los horrores que las dictaduras comunistas han provocado en los países en los que han estado o están aún en el poder”.

“El conocimiento de los hechos es la condición necesaria para avanzar en un cultural política de la democracia, como la que aspiramos a tener en América Latina”, se agrega.