Francia examinará la caja negra del avión derribado por Irán
Especialistas franceses examinarán la caja negra del avión ucraniano derribado por Irán, mientras el gobierno ucraniano exige una disculpa oficial al régimen islámico
Vista de los escombros de Ukraine International Airlines, vuelo PS752/Foto: REUTERS
 

Luego de la admisión por parte del gobierno iraní de que el avión ucraniano que cayó el miércoles fue derribado “por error”, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, anunció que especialistas de su país examinarán la caja negra de la aeronave.

En conversación telefónica con su par ucraniano, Volodímir Zelenski, Macron anticipó además que visitará Kiev, la capital de Ucrania, y confirmó que se iniciaron los procedimientos formales para la investigación internacional del derribo, según reporta la agencia Europa Press.

El sábado en la mañana autoridades iraníes informaron de los resultados preliminares de su investigación, los que sostienen que el avión fue derribado por un proyectil lanzado por fuerzas de Teherán. A raíz de ello, el régimen del país persa asumió la responsabilidad de la tragedia, aunque se excusó de cierta forma en las tensiones que enfrentaron como parte de la escalada del conflicto con Estados Unidos.

Para el mandatario ucraniano, las explicaciones preliminares de Irán fueron insuficientes, razón por la cual exigió a la república islámica una disculpa más formal y una cooperación sin trabas para el esclarecimiento del incidente.

En su cuenta de Twitter,Zelenski manifestó que “Ucrania insiste en una completa admisión de culpa. Esperamos que Irán lleve a los responsables ante la justicia, devuelva los cuerpos, pague indemnizaciones y emita una disculpa oficial”.

Asimismo, pidió que la investigación sea “completa, abierta y prosiga sin interferencias ni obstáculos”.

El vuelo PS752 de Ukraine International Airlines se estrelló en la mañana del miércoles a escasos minutos de haber despegado del Aeropuerto Internacional de Teherán. En el siniestro fallecieron las 176 personas que iban a bordo; 82 iraníes, 63 canadienses, 11 ucranianos, 10 suecos, cuatro afganos, tres alemanes y tres británicos.