Fiscales piden que Lula da Silva continúe condena en régimen semiabierto
Los fiscales pidieron a la Justicia que Lula da Silva sea beneficiado con el semiencierro, pues ha mostrado buen comportamiento y cumplido ya un sexto de la pena, tal como lo establece la ley brasileña
Luiz Inácio Lula da Silva cumple una condena por corrupción

Sao Paulo, 27 sep (ADN CUBA).- Si la petición de los fiscales de la operación anticorrupción Lava Jato tiene eco, el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, quien cumple una condena por corrupción, podría pasar a un encierro semiabierto, que le permitiría trabajar fuera de la cárcel.

Los fiscales pidieron este viernes a la Justicia que Lula da Silva obtenga ese beneficio, pues el mandatario tiene derecho por buen comportamiento y haber cumplido ya un sexto de la pena, tal como lo establece la ley brasileña.

El pedido ocurre pocos días después de que el propio Lula desistió del beneficio de ir al régimen semiabierto y optase por un pedido de restablecimiento pleno de su libertad.

El abogado de Lula, Cristiano Zanin, señaló que el lunes se reunirá con su defendido y a partir de lo cual se analizará qué acción tomar.

"Pero cualquiera sea la posición de Lula, eso jamás podrá perjudicar el juicio de la suspensión del exjuez Sergio Moro por parte del Supremo tribunal Federal (STF)", aseveró Zanin.

 

 

Moro es actual ministro de Justicia y quien condenó a Lula en primera instancia, y según Zanin, los fiscales pretenden otorgar a Lula el régimen semiabierto con el fin de que Moro no sea juzgado por el Supremo.

La defensa de Lula considera que el exjuez no fue imparcial en su veredicto y, por eso, "todo el proceso debe ser anulado, con el restablecimiento de la libertad plena de él".

Lula cumple actualmente una pena de ocho años y diez meses de prisión, ratificada en tres instancias diferentes, por los delitos de corrupción pasiva y blanqueo de capitales, tras haber sido hallado culpable de recibir un apartamento en el balneario paulista de Guarujá a cambio de favores políticos a la constructora OAS.

 

 

Sobre Lula ya pesa otra condena a otros doce años y once meses de cárcel en un caso muy similar, con una finca en Atibaia (interior del estado de Sao Paulo), que supuestamente fue entregada como coima, pero la sentencia fue dictada hasta ahora en primera instancia y aún no confirmada en la segunda.

El exgobernante tiene otros procesos abiertos en la Justicia por igualmente asuntos de corrupción y siempre ha declarado su inocencia y que es víctima de una "persecución judicial" que busca evitar su regreso al poder.

El exjefe de Estado, además, podría beneficiarse, de reflejo, con una decisión de la corte suprema que anuló esta semana una condena de la Lava Jato por irregularidades procesales en la defensa del reo y que se asemejan a lo que ocurrió con Lula.

(Con información de Efe)