EEUU continúa enviando a Guatemala a centroamericanos que piden asilo

Estados Unidos envió este martes a dos hondureños y un salvadoreño a Guatemala como parte del acuerdo de cooperación de asilo en un vuelo procedente de Mesa, Arizona, en el que venían 84 guatemaltecos indocumentados más, retornados del país norteamericano.

El salvadoreño y uno de los hondureños solicitaron asilo o "protección internacional" en Guatemala y el otro migrante de Honduras solicitó regresar a su país con el apoyo de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Las tres personas, cuya identidad fue reservada por el Instituto Nacional de Migración y las entidades internacionales, fueron enviadas a un albergue mientras continuaba el proceso de solicitud, que comenzó tan pronto aterrizaron en la Fuerza Aérea Guatemalteca.

Según el jefe de la Defensoría de las Personas Migrantes de la Procuraduría de los Derechos Humanos, Carlos Woltke, la información brindada a los solicitantes de asilo, tanto en Estados Unidos como en Guatemala "es muy pobre", según pudo recabar la institución.

 

 

"Dos de las tres personas no sabían que venían a Guatemala, lo que quiere decir que no están recibiendo la información adecuada", aseguró a la prensa.

El pasado 21 de noviembre llegó a Guatemala el primer hondureño bajo el convenio migratorio de "tercer país seguro" que firmó el ministro de Gobernación (Interior) guatemalteco, Enrique Degenhart, con el exsecretario de Seguridad Nacional estadounidense Kevin McAleenan, el 26 de julio pasado.

El acuerdo fue duramente criticado por organizaciones de derechos humanos locales e internacionales, pues consideraron que Guatemala no tiene las condiciones para otorgar protección o refugio a migrantes. Por el contrario, de esta nación salen cada día decenas de personas hacia el norte, en un intento por llegar a los EE. UU.

 

 

El primer hondureño llegado a Guatemala bajo esta modalidad, decidió regresar a su país "inmediatamente", con el apoyo de la OIM y al llegar a su país una fuente de Casa Presidencial de Honduras aseguró a Efe que contaba con "protección oficial".

La OIM cuenta con una asignación del Gobierno de EE.UU. de 10,3 millones de dólares para realizar el procedimiento de traslado a sus países de origen.

Acuerdos similares en el área migratoria han sido suscritos también con Honduras y El Salvador, en un intento de que sean las propias naciones centroamericanas las que se encarguen de lidiar con el proceso de peticiones de asilo en los Estados Unidos, como parte de la política de la administración Trump de frenar el flujo de personas hacia ese país del norte.

(Con información de Efe)