Daddy Yankee lleva ayuda humanitaria a damnificados en Puerto Rico
El cantante puertorriqueño Daddy Yankee visitó los lugares más afectados por el sismo del pasado 7 de enero y llevó ayuda humanitaria
Daddy Yankee junto a los afectados por el sismo
 

El cantante puertorriqueño Daddy Yankee visitó los lugares más afectados por el sismo del pasado 7 de enero y llevó ayuda humanitaria a sus compatriotas afectados, según apareció publicado en redes sociales.

“Solidaridad y seguir trabajando por el país. Sabemos que estamos en unos momentos un poco difíciles, pero no perder la fe y seguir siempre hacia delante”, señaló el reguetonero a medios locales en Guayanilla, donde dejó la ayuda humanitaria.

Estoy muy orgulloso de Puerto Rico, porque todos hemos demostrado una calidad increíble, me pongo contento”, agregó el ídolo boricua, quien había anunciado que viajaría al sur de la isla con ayuda para reconfortar a sus compatriotas.


También visitó el estadio Javier Cedeño Lugo, donde fue recibido por cientos de personas. Yankee se suma a otros artistas puertorriqueños comprometidos con sus compañeros que tratan de paliar el sufrimiento de la población del suroeste de la isla.

El también puertorriqueño René Pérez “Residente” visitó el sábado las zonas afectadas para ayudar a las víctimas de los daños causados por los terremotos que sacuden el territorio caribeño desde el 28 de diciembre.

El más potente de los sismos, el del 7 de enero, tuvo una magnitud de 6,6 grados en la escala abierta de Richter. El sismo tuvo lugar a las 04.24 horas (04.24 GMT) y con una profundidad de un kilómetro.

El terremoto más grande que sacudió a la isla fue el de San Agustín, en 1918, que se estima tuvo una magnitud de 7.5, ocurriendo a 5 km fuera de la costa noroeste, en la fosa de Puerto Rico.

Este originó un maremoto con olas de aproximadamente 5,5 metros de alto y las pérdidas relacionadas con el desastre se estimaron en 116 muertes y 4 millones de dólares en daños a la propiedad.

Como resultado del terremoto, un tsunami azotó la costa oeste de la isla, probablemente entre 4 a 7 minutos después del primer temblor llegaron las primeras olas. La ola más alta registrada alcanzó entre 5,5 a 6 metros y terminó destruyendo una zona significativa de villas en la costa. Se estima que cerca de 40 personas murieron como causa directa del tsunami.