Carteles en México hacen llamado a reconstruir una Cuba desecha

Según explicó Rogelio, desde su punto de vista la nación cubana está dividida y desecha, por eso llevó adelante esta iniciativa
Rogelio Enrique es el autor de la iniciativa
 

Reproduce este artículo

El cubano Rogelio Enrique, quien reside en Mérida, estado mexicano de Yucatán, se tomó el trabajo de colgar carteles publicitarios en esa ciudad del trópico maya, pero dedicados a Cuba, con mensajes de paz y amor para la isla “desecha”, según la calificó.

“Contraté un cartel hace algunos meses y lo puse frente a la plaza de Liverpool (Galerías Mérida), busqué el lugar más visible y céntrico posible con la intención de enviar bendiciones para todos, una bendición silenciosa, discreta. Sólo con la energía de los símbolos y mucho amor para todo el estado de Yucatán y para mi país, mi nación, Cuba”, declaró al Diario de Yucatán.

Según explicó Rogelio, desde su punto de vista la nación cubana está dividida y desecha, por eso llevó adelante esta iniciativa. “Para que exista una nación entre muchas otras cosas se necesita un territorio que habitar, una constitución, un contrato social incluyente con todos y para el bien de todos con igualdad de derechos y deberes”, explicó. Pero los cubanos andan dispersos por el mundo y divididos por la política.

Escogió Mérida porque está a escasas dos horas de vuelo de Cuba, muy cerca de su país natal. Desde hace cinco años vive allí y siempre le recuerda a la Isla por el calor de su gente y la similitud de su ambiente con el de Cuba, incluso el calor tropical de Yucatán.

“Mi mensaje es de paz, amor, unidad. Como seres humanos estamos divididos, pero hay un denominador común: el amor a nuestro país. Nosotros los cubanos no podemos seguir clasificándonos en cubanos ‘de afuera’ y ‘de adentro’, comunistas, anticomunistas, revolucionarios y contrarrevolucionarios. Todo eso es abstracto y no existe. Todos tenemos un denominador común que es el terruño que se llama Cuba. Al final todos sabemos dónde nos gustaría y quisiéramos estar: en una Cuba linda y próspera”.

Los carteles están llenos de simbología cubana. Los colores y formas recuerdan a la bandera y otras figuras fueron extraídas de distintas religiones, todas referentes a la paz y la unidad. El texto recuerda siete bendiciones para Cuba, formas de hacer patente aquello que le falta a la nación.

Nosotros los cubanos necesitamos mucho una patria, más que patria, una nación cubana. Recuerdo otra frase del apóstol José Martí que viene a colación: La única verdad de esta vida, y la única fuerza, es el amor. El patriotismo no es más que amor, declaró Rogelio.