Brasil: séptimo país más afectado por la pandemia
Brasil es el país de América Latina más golpeado por la pandemia y el séptimo a nivel mundial. Los contagios en la nación suramericana ascienden a los 178 mil 214 casos y han fallecido 12 mil 484 personas
El Cristo de Brasil frente a la ciudad
 

Reproduce este artículo

Las autoridades sanitarias en Brasil reportan 178 mil 214 casos positivos a la COVID-19. El gigante americano superó en número de contagios por coronavirus a Alemania (173 mil 171) y se coloca como el séptimo país más afectado por la pandemia, detrás de Francia (178 mil 349).

Según las cifras compartidas por la Universidad Johns Hopkins, más de 12 mil 484 han fallecido en Brasil por el nuevo virus, siendo el sexto país en el número de víctimas mortales, por delante de Bélgica (8 mil 761) y  detrás de España (26 mil 920). El Ministerio de Salud de Brasil confirmó este martes en su último parte la muerte de 881 personas por COVID-19, lo que supone la cantidad más alta registrada en sólo 24 horas.

Brasil es la región de América Latina más golpeada por la pandemia. Pese a ello, el presidente del país, Jair Bolsonaro, se ha mostrado contrario a adoptar medidas de confinamiento por considerar que dañarían en exceso la economía del país.

“Ante la falta de acción del Gobierno federal, las autoridades estatales y municipales apelaron al Tribunal Supremo, que decidió otorgar plenos poderes a gobernadores y a las autoridades municipales para definir sus propias medidas con las que contener el avance de la enfermedad” señala Infobae.

En la ciudad de Sao Paulo se registran casi 4 mil muertes y más de 47 mil 000 casos de contagio, mientras que Río de Janeiro se acerca a notificar 2 mil fallecidos y alrededor de los 18 mil 500 casos positivos a la COVID-19.

Las autoridades locales de los estados de la amazonía, al noroeste de Brasil han calificado como “calamitosa” la situación provocada por la pandemia, en esta región. Después del colapso del sistema de salud durante las últimas semanas en estas localidades, la propagación del nuevo virus parece indetenible.

Durante varios días seguidos de la semana anterior, el país sudamericano registró cifras mayores a 600 muertos: 600 el martes, 615 el viernes y 610 el sábado.

De acuerdo con los expertos brasileños, las cifras podrían ser incluso peores, debido a la baja cantidad de testeos disponibles y de un subregistro de los fallecimientos.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) declaro el martes su “preocupación” ante la propagación del nuevo coronavirus en Brasil, y urgió a las autoridades a seguir conteniendo su avance.

Según Infobae, Marcos Espinal, director del Departamento de Enfermedades Transmisibles y Análisis de Salud de la OPS, destacó “el alto número de contagios en Brasil y recordó que al tener fronteras muy porosas sus vecinos también deben actuar”.

Espinal señaló que en Río de Janeiro y Manaos, la capital del estado brasileño de Amazonas, el nuevo coronavirus triplicó el número diario de decesos, son “focos infecciosos”, destacó. Estas áreas “necesitan reforzar las medidas de distanciamiento social, de aumento de las pruebas diagnósticas y de educación a la población”, agregó.

Mientras Jair Bolsonaro, considera las medidas restrictivas como el aislamiento social, el uso obligatorio de mascarillas y la restricción de las actividades comerciales, como “acciones nocivas para la economía”. No obstante, en varias ciudades brasileñas a pesar de las críticas del presidente ultraderechista, se implementan restricciones que favorezcan frenan la COVID-19.