"Me da mucha vergüenza": amigo de Maradona pide perdón a Mavys Álvarez

El argentino Omar Suárez dijo que los amigos del astro futbolístico siempre vieron su mejor cara, pero lamentó sinceramente la conducta de Maradona.
 

Reproduce este artículo

Un amigo íntimo de Maradona, Omar Suárez, pidió disculpas en público este 29 de septiembre a la joven que destapó un escándalo de acoso protagonizado por el astro argentino.

“Me da muchísima vergüenza. Yo quería pedirle perdón, públicamente, por lo menos de mi lado, por no haber sabido ver lo que estaba sucediendo en ese momento”, reconoció Suárez en entrevista con América Noticias.

“Es muy fuerte todo lo que dice. Escuchar esto veinte años después, es como que te cambia un poco la visión de todo lo que uno tenía en ese momento”, agregó.

Según Suárez, quien acompañó al “Diez” cuando este trataba su adicción a las drogas en una de sus estancias en Cuba, los amigos siempre vieron la mejor cara del argentino, cuando estaban en fiestas y reuniones familiares. 

“Eran otros tiempos —dijo el hombre en tono nostálgico—, era otro país y uno vivía, por ahí, de otra manera. Y, lamentablemente, uno no se dio cuenta de lo que realmente estaba viviendo esta mujer. Y que hoy, gracias a Dios, lo puede expresar para que no vuelva a suceder con ninguna otra chica”.

La joven a la que se refiere, Mavys Álvarez, confesó a América Noticas que Maradona la implicó en un carrusel de alcohol, drogas y fiestas cuando ella tenía apenas 16 años. Se conocieron en septiembre de 2000 y la introdujo en el mundo de las drogas.

La vida con Maradona era muy loca: fiestas, discotecas. Me llevaba a comer…. Nunca imaginé que después me metería en las drogas de la que me costó tanto trabajo salir”, recordó Álvarez.

Álvarez entró en un mundo de lujos vedados a los cubanos en ese entonces (restaurantes en dólares, discotecas y hoteles para extranjeros…), pero también en prácticas estrictamente prohibidas por el régimen, excepto para sus allegados, como el consumo de drogas duras como la cocaína.

Maradona había viajado a Cuba en enero con parte de su familia y su médico. Pasó extensas temporadas en la isla hasta el 2005, y todo ese tiempo continuó su relación con Álvarez.

“Yo era una niña. No tenía maldad ninguna. Él era un extranjero, un rico y se había fijado en mí. No podía decirle que no. Era un privilegio ser su novia”, dijo la cubana a América Noticias.

Incluso, Maradona llevó a la adolescente a vivir con él en La Pradera, un exclusivo Centro Internacional de Salud, donde Fidel Castro había proporcionado al futbolista argentino dos casas.

“Al cabo de estos años me da pena de mí misma saber que tenía 16 años y fui parte de todo eso”, lamentó Álvarez, quien también dijo que Maradona le propuso orgías con otras mujeres.