Exigen explicaciones a Alto Representante de la UE por reunirse con funcionarios chavistas

Un grupo de 62 eurodiputados exigió explicaciones al Alto Representante para la Política Exterior de la UE por reunirse esta semana con diputados de la Asamblea Nacional de Maduro, entidad que el bloque comunitario no reconoce
Josep Borrel y la chavista Iris Varela
 

Reproduce este artículo

Un grupo de 62 eurodiputados exigió explicaciones al Alto Representante para la Política Exterior de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, por reunirse esta semana con una delegación de diputados de la Asamblea Nacional del régimen de Nicolás Maduro, entidad que el bloque comunitario no reconoce por ser el resultado de lo que califica como una “farsa electoral”.

Mediante una misiva hecha pública, los parlamentarios europeos firmantes, pertenecientes al Grupo Popular Europeo (PPE), a Renew (Ciudadanos) y a ECR, expresaron su “profunda preocupación e indignación” ante la reunión celebrada el 14 de abril en la sede en Bruselas del Servicio de Acción Exterior Europeo (SAEE), un encuentro en el que participaron altos funcionarios europeos y la delegación venezolana integrada por Iris Varela, Pedro Carreño y Desirée Santos Amaral.

“El trato otorgado nos parece de una enorme gravedad, tanto más cuando la citada delegación venía encabezada por la Sra. Iris Varela, ampliamente conocida por sus postulados radicales y violentos, por proferir amenazas públicamente al presidente interino Juan Guaidó y otros líderes democráticos, y en gran parte responsable de la expulsión de la Embajadora de la UE en Caracas, ya que la medida fue auspiciada y promovida desde esa ilegítima Asamblea Nacional, en cuya junta directiva la Sra. Varela actúa como vicepresidente”, afirmaron los eurodiputados en el documento.

La reunión, agregaron, “afecta seriamente la credibilidad de la UE en tanto produce la impresión ante la opinión pública de que los interlocutores del Alto Representante y del SAEE son los acólitos del abominable régimen de Nicolás Maduro”, que creó una ilegítima Asamblea Nacional a partir de “la farsa electoral organizada el pasado 6 de diciembre”.

La propia oficina de Borrell calificó las elecciones chavistas como un ejercicio antidemocrático, que se celebró “en ausencia de las condiciones electorales que pudieran haber avalado su credibilidad, sin respeto alguno al pluralismo político, y en un ambiente de persecución y descalificación de líderes democráticos cercenados en sus legítimos derechos”.

Por ello, los eurodiputados consideran en su carta que la reunión resulta incoherente con los pronunciamientos y la política formal del bloque. En ese sentido, no sólo exigen explicaciones a Borrell, sino que advierten que podrían convocarlo a comparecer en el Parlamento Europeo para discutir sobre el tema.