Muertos en choques con policía nicaragüense era opositores, dicen pobladores

Cinco personas muertas dejaron enfrentamientos armados entre policías y presuntos miembros de una banda criminal que opera en Nicaragua, aunque pobladores relataron a periodistas que no se trataba de delincuentes sino de ciudadanos que se manifestaron contra Daniel Ortega, en abril de 2018.

Las muertes ocurrieron entre sábado y domingo, en dos escenarios distintos, como resultado de enfrentamientos armados, informó este lunes el periódico digital Confidencial.

Entre los fallecidos hay dos policías, agregó.

El periódico añadió que el operativo comenzó el sábado a mediodía en el reparto Cailagüa, en la ciudad de Masaya (oeste), cuando, según la versión de la Policía, se recibió la denuncia de que “delincuentes armados estaban cometiendo robo con intimidación” en ese barrio.

Una patrulla policial se despachó a la zona para averiguar el caso, y fue recibida a tiros, de acuerdo al informe policial.

Ahí resultaron heridos los agentes Francisco Luis Úbeda Gómez, José Noel Nicaragua Acuña y Luis Alexander Mendieta Alemán, quien murió en la noche, en el hospital Antonio Lenín Fonseca de Managua.

 

 

En el operativo la policía capturó a Norlan José Cárdenas Ortiz, quien según la versión oficial pertenece a la banda “Chabelo”, que era dirigida por José Isaías Ugarte López. Este último —quien se dio a la fuga— presuntamente posee antecedentes de tentativa de violación y tenencia ilegal de armas, agregó el informe periodístico.

A las 10:00 de la mañana, se registró un segundo enfrentamiento, pero esta vez en un retén policial ubicado en un camino viejo a Niquinohomo.

En ese nuevo enfrentamiento murieron el suboficial Mayor Carlos Alberto Suce Ortiz, de 32 años y tres presuntos delincuentes, entre ellos Ugarte López, alias “Chabelo”.

Confidencial dijo que, según una nota de prensa de la Policía, los hombres se movilizaban a excesiva velocidad en un Toyota Yaris, color gris y sin placa. Cuando se les realizó la señal de alto, los supuestos delincuentes abrieron fuego contra los oficiales.

En el operativo fueron incautados un fusil AK con serie borrada, dos revólveres calibre 38, uno marca Taurus, número de serie 5647 y otro con serie borrada.

Desde el sábado, pobladores de Masaya han comentado en las redes sociales que Ugarte López participó en las protestas contra el régimen de Ortega entre abril y julio del año pasado.

 

 

Temiendo ser capturado y torturado, como a muchos opositores, se ocultaba en una casa de seguridad, pero fue denunciado y capturado.

Un poblador de Masaya —que pidió el anonimato— dijo a Confidencial que Ugarte López participó activamente durante las protestas de 2018.

Él se mantenía en la clandestinidad desde la Operación Limpieza, cuando paramilitares sandinistas desmontaron a punta de balas todas las barricadas montadas por opositores al régimen de Ortega en el país.

La represión gubernamental que siguió a la rebelión dejó una estela de muerte y sangre. Más de 300 fallecidos, según organizaciones de derechos humanos, aunque otras cifras suben a más de 600 el total de muertos.

“Él (Ugarte López) era uno de los que tiraba bombas de contacto en la noche, el ‘maje’ andaba armado. Dicen que uno de los chavalos que andaba con él era estudiante de la Upoli (Universidad Politécnica) y andaban escondidos. No eran delincuentes comunes”, dijo el poblador.