Pese a papel represivo, Gobierno califica como centinela de la paz a Policía de Nicaragua
La vicepresidenta y esposa de Daniel Ortega dijo que la Policía es "centinela de la alegría del pueblo, centinela de la paz que es alegría, centinela de todo lo bueno que nos genera alegría, centinela de la seguridad que es paz y es alegría"
La Policía de Nicaragua ha estado detrás de la represión en ese país
 

Reproduce este artículo

Managua, 23 sep (ADN CUBA).- Pese a que la Policía de Nicaragua ha sido acusada por organizaciones locales e internacionales de estar detrás de muchas de las muertes ocurridas en el país, tras el levantamiento civil de 2018, el Gobierno la calificó este lunes como "centinela de la paz".


La Policía es "centinela de la alegría del pueblo, centinela de la paz que es alegría, centinela de todo lo bueno que nos genera alegría, centinela de la seguridad que es paz y es alegría", dijo la vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, en una alocución emitida a través de medios del Gobierno.

De acuerdo a organizaciones de los derechos humanos, entre ellas Amnistía Internacional, la Policía Nacional es el "brazo represor" del presidente Daniel Ortega, que en abril de 2018 enfrentó un levantamiento ciudadano que exigía más apertura democrática debido a las medidas de corte dictatorial adoptadas por el mandatario.

Ortega logró acallar el movimiento, que apuntaba a sacarlo del poder, pero el descontento se mantiene y de cuando en cuando se activan manifestaciones civiles contra su mandato.

 

 

El fin de semana, esa policía calificada como “centinela de la paz” reprimió con granadas aturdidoras una concentración en Managua, tal como lo informó ADN CUBA.

Las organizaciones humanitarias sostienen que la Policía, con paramilitares bajo sus órdenes, dirigió y ejecutó la llamada "Operación Limpieza", que cobró la vida de cientos de personas en ataques con armas de guerra contra civiles y ciudades que protestaban contra Ortega, entre abril y julio de 2018.

Tanto la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) como la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh), han reportado graves y sistemáticas violaciones contra los habitantes nicaragüenses que involucran a policías.

El jefe de la Policía de Nicaragua y consuegro de Ortega, Francisco Díaz, ha sido objeto de sanciones económicas internacionales por su supuesta responsabilidad en graves violaciones a los derechos humanos.



 

 

La Policía de Nicaragua tiene una estricta prohibición de muestras de rechazo contra Ortega, a pesar de que la medida contradice la Constitución, según los juristas.

"Nuestra Policía Nacional, que fue Policía Sandinista, cómo nos llena de orgullo esa policía que se creó al triunfo de la revolución", agregó la también primer dama, en su mensaje a la nación.

El Gobierno de Nicaragua celebrará esta tarde el aniversario 40 de la Policía Nacional, que se llamó Policía Sandinista entre 1980 y 1990, en la primera etapa de Ortega como presidente, antes de volver al poder en 2007.

Murillo afirmó que su esposo, quien además de presidente de Nicaragua es el jefe supremo de la Policía Nacional, estará al frente de la celebración.

Nicaragua atraviesa una crisis sociopolítica que ha dejado al menos 328 muertos en 17 meses, según la CIDH, que responsabiliza al Gobierno por crímenes "de lesa humanidad" en el marco del conflicto, una cita que retomó hace pocas semanas la Acnudh.

Organismos defensores de derechos humanos locales registran hasta 595 muertos, mientras el Gobierno de Nicaragua, que afirma ser víctima de un "golpe de Estado fallido", admite 200.

(Con información de Efe)