La UE podría sancionar a violadores de los derechos humanos en Nicaragua
Las sanciones, de concretarse, consistirían en en la prohibición de viajar a la UE y la inmovilización de bienes tanto para personas como para entidades vinculadas a la represión desatada por Ortega en abril de 2018
Colectivo de mujeres protesta en Managua este lunes

Managua, 14 oct (ADN CUBA).- El Consejo de la Unión Europea está cerca de imponer sanciones contra funcionarios del Gobierno de Daniel Ortega, involucrados en las violaciones a los derechos humanos durante la represión contra la rebelión cívica que estalló en abril de 2018.

Así lo publicó este lunes el periódico digital Confidencial, que agregó que el Consejo de la UE, integrado por los cancilleres de los 27 países miembros, ha acordado un marco que puede llevar a sancionar al régimen de Ortega en Nicaragua.

“Este marco establece la posibilidad de imponer sanciones específicas e individuales a personas y entidades responsables de violaciones o abusos de los derechos humanos o de la represión de la sociedad civil y la oposición democrática en Nicaragua, así como a personas y entidades cuyas acciones, políticas o actividades menoscaben de otro modo la democracia y el estado de Derecho en Nicaragua”, explicó el Consejo en un comunicado, según Confidencial.

Dichas sanciones, de concretarse, consistirían en en la prohibición de viajar a la UE y la inmovilización de bienes tanto para personas como para entidades, detalló el informe.

 

 

Además, las personas físicas y las entidades establecidas en la UE tienen prohibido poner fondos a disposición de aquellas que figuren en la lista”, señaló.

En marzo pasado, el Parlamento Europeo (PE) aprobó una resolución en la que exige a la UE aprobar sanciones “específicas e individuales” contra funcionarios del régimen orteguista y ciudadanos que hayan violado los derechos humanos de los nicaragüenses.

Para que la UE imponga sanciones, primero la alta representante de Política Exterior debe presentar una propuesta, que es analizada en diferentes instancias de cada país miembros y del Consejo Europeo y luego se pasa a votación de los ministros, que debe ser unánime, subrayó Confidencial.

Mientras tanto, la oposición nicaragüense calificó este lunes como un "golpe político grave" para el Gobierno de Ortega la advertencia lanzada por los ministros de la UE.

"Es un golpe político muy fuerte", dijo a Efe el exvicecanciller nicaragüense José Pallais.

El político, miembro de la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, consideró que la UE hace esa advertencia por "la responsabilidad del régimen en violar obligaciones internacionales que el Gobierno de Nicaragua ha asumido y que no se ha respetado".

 

 

 

Según Pallais, estas posibles sanciones significan que la UE se ha dado cuenta de que "no existe voluntad alguna" del Gobierno de Ortega para encontrar una salida pacífica, negociada y democrática.

Por su lado, el jefe negociador de la Alianza Cívica, Carlos Tünnermann, dijo que esa advertencia también representan "un golpe muy grave" para el Gobierno sandinista.

Sin embargo, ponderó, el mismo Ejecutivo tiene la oportunidad de detener esas sanciones si reanuda la mesa de negociación, con la que se buscaba encontrar una salida la crisis y que el mandatario nicaragüense dio por finalizada de manera unilateral el 30 de julio pasado.

La UE ha reaccionado así a los enfrentamientos que han dejado en Nicaragua 328 muertos desde abril de 2018, de acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque algunos grupos elevan a 651 las víctimas mortales, mientras que el Ejecutivo solo reconoce 200 y denuncia un intento de golpe de Estado.