“Videoescándalos” en México recuerdan cuando cercanos a López Obrador recibieron dinero de empresario capturado en Cuba
El nuevo episodio de "videoescándalos" en la política mexicana vuelve a recordar la ocasión en que cercanos al actual presidente recibieron dinero de un empresario a la postre capturado en Cuba
Andrés Manuel López Obrador, presidente de México
 

Reproduce este artículo

Ha sido una semana de “videoescándalos” en la política mexicana, término con el que se alude al impacto y la polémica que generan los videos de políticos que reciben y reparten entre colegas maletas cargadas de dinero.

Tanto el gobierno de Andrés Manuel López Obrador como la oposición han acudido a la filtración de videos de este tipo para intentar desacreditar al rival político, en medio de una investigación de la trama Odebrecht que promete tener implicaciones sin precedentes en la nación azteca para figuras ilustres de la clase política.

A inicios de semana se filtró a las redes un video casero de 2013 que muestra la entrega de bolsas con fajos de billetes a un asesor del entonces senador Francisco Domínguez, actual gobernador del estado de Querétaro por el opositor Partido Acción Nacional (PAN).

La entrega es asociada por muchos al caso Odebrecht, ya que el exdirector de Petróleos de México (Pemex) Emilio Lozoya ha declarado que el gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018), del Partido Revolucionario Institucional (PRI), repartió sobornos entre legisladores del PAN.

Ello, para que dieran luz verde en 2013 a su reforma energética, la cual liberalizó el sector y potenció que la constructora brasileña, que le habría ayudado financieramente a llegar al poder, se hiciese con buenos contratos.

Lozoya, extraditado en julio desde España, busca ser exonerado bajo un “criterio de oportunidad”, en calidad de "testigo colaborador". Por eso, su denuncia señala a otros altos implicados en la trama Odebrecht, lo cual ha generado un auténtico revuelo político en el país, al punto de que ha opacado mediáticamente a la propagación de la pandemia de COVID-19.

Entre los implicados por Lozoya destacan los expresidentes Peña Nieto, Felipe Calderón (2006-2012) y Carlos Salinas de Gortari (1988-1994), al igual que exministros, gobernadores y legisladores.

Para Calderón, el principal adversario político de López Obrador, el caso Lozoya se está utilizando por la actual administración como “un instrumento de venganza y persecución política”.

En tal sentido, y quizás como venganza, otro video fue filtrado esta semana a las redes por críticos del mandatario. Éste muestra a Pío López Obrador, hermano del presidente, recibiendo dinero en un restaurante en 2015 por parte de David León, funcionario del actual Gobierno.

El presidente habló al respecto este viernes 21 de agosto en su habitual conferencia matutina y aseguró que los recursos recibidos por su hermano eran "aportaciones" voluntarias para la campaña electoral de su partido, Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), en el estado de Chiapas.

“Son aportaciones para fortalecer el movimiento en momentos en que la gente era la que apoyaba”, afirmó, al tiempo que aseveró estar seguro de que el video de su hermano tiene "notorias diferencias" con la trama de sobornos de Odebrecht, y que la filtración no es más que una respuesta de la oposición ante la denuncia de Lozoya y los señalamientos contra el PAN que se desprenden del primer video.

Pese a eso, López Obrador instó a que se denuncie el hecho que involucra a su hermano para que se investigue el origen del dinero y paralizó el nombramiento de David León al frente de una empresa pública de medicamentos, al menos hasta que se aclaren las circunstancias de la entrega de dinero.

“No somos iguales”, repiten el presidente y sus seguidores, los cuales han hecho de la lucha contra la corrupción la bandera de su movimiento y actual gobierno.

Sin embargo, no es la primera vez que los videoescándalos impactan en el debate político mexicano, sobre todo vinculado a la figura de López Obrador.

En 2004, cuando era alcalde del entonces Distrito Federal, actual Ciudad de México, su carrera hacia la presidencia se vio afectada por la filtración de videos en los que se veía a dos de sus colaboradores cercanos recibiendo fajos de billetes del empresario mexicano de origen argentino Carlos Ahumada.

López Obrador se defendió acusando que era un "complot" por parte de quienes no querían que se convirtiera en presidente en 2006, año en el que perdió el cargo contra Felipe Calderón en unas reñidas y polémicas elecciones.

Ahumada, capturado en Cuba el propio año de las filtraciones, terminó dándole la razón y reveló que detrás del escándalo había varios rivales políticos de López Obrador como Rosario Robles y el expresidente Salinas de Gortari.

Robles fue integrante del gabinete de Peña Nieto y bajo el Gobierno de López Obrador fue encarcelada por un caso de corrupción, mientras que Salinas de Gortari está señalado en la denuncia de Lozoya.

Sobre aquellos videoescándalos de 2004 en los que hasta terminó vinculada Cuba por atrapar a Ahumada, el extinto dictador Fidel Castro se pronunció. Lo hizo en favor del actual presidente mexicano y narró cómo todo fue una trama de opositores a López Obrador para intentar opacar su hasta ese entonces fulgurante carrera política.

Detenido el pasado año en Argentina bajo cargos de defraudación fiscal, Ahumada huyó a Cuba por sugerencia de Salinas de Gortari y después de filtrar los videos. Sin embargo, en el propio 2004 fue detenido en La Habana, donde le hicieron contar todo lo referente a los videos, y luego extraditado a México.