Un niño de 13 años cruzó la frontera de EEUU cargando a su hermanito de 7 meses
La madre de los menores los puso en manos de un traficante y los abandonó semanas antes de llegar a la frontera de Estados Unidos.
niño de 13 años de edad que cargaba a su hermanito de 7 meses
 

Reproduce este artículo

Un niño de 13 años de edad que cargaba a su hermanito de 7 meses fueron rescatados por agentes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos, después de que un traficante de personas los llevara en balsa a través del Río Grande, informaron las autoridades estadounidenses.

El sábado por la noche, los agentes fronterizos que trabajaban cerca de Hidalgo, Texas, detuvieron a 17 personas migrantes, en su mayoría menores de edad, que habían cruzado en balsa por el Río Grande a través de un coyote que les había indicado seguir su camino hacia los Estados Unidos.

“Los agentes entrevistaron a un hondureño de 13 años que llevaba al bebé en brazos y se enteraron de que su madre los había abandonado tres semanas antes de su entrada a Estados Unidos”, describe en un comunicado la Patrulla Fronteriza.

Los agentes verificaron su relación luego de que el adolescente les entregó dos certificados de nacimiento.

Los niños estaban en buena condición de salud y no requirieron atención médica.

 

 

El pasado 21 de octubre, dos niños de nacionalidad guatemalteca fueron rescatados por la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos, cuando fueron abandonados por esta misma zona.

Los menores de 9 y 13 años de edad se encontraban a la altura del puente de ferrocarril internacional en Eagle Pass y habían sido abandonados en un islote presuntamente por contrabandistas.

“Se está volviendo demasiado común que los padres pongan a sus hijos en manos de contrabandistas que una y otra vez muestran un desdén insensible por la vida humana. Afortunadamente, nuestros agentes pudieron localizar rápidamente a estos dos niños pequeños y llevarlos a un lugar seguro”, dijo Austin L. Skero II, jefe de patrulla del sector del Río Bravo.

 

NIÑOS ABANDONADOS EN LA FRONTERA

En los primeros meses del 2019 unos 36.000 niños fueron detenidos en la frontera suroeste cuando trataban de entrar solos a EE.UU. Abandonados por sus padres que quieren alejar a sus hijos de los peligros que se viven en sus países de origen, donde según las estadísticas, la violencia está aumentando, sobre todo en países como Guatemala, El Salvador y Honduras.

"Un 61% de los niños que están siendo apresados vienen de comunidades indígenas en Guatemala", citó France 24 a Verena Knaus, asesor de inmigración en Unicef, quien explica porqué los padres toman la decisión de abandonar a sus hijos.

En otros casos la decisión viene tomada por la falta de comida en un plato, por la pobreza. "Se estima que en este momento hay 3,5% de niños en Centroamérica que no tienen acceso a comida", añade. 

"Otro motivo por el que vemos a más niños solos es porque hay familias que piensan que no hay opciones para ellos de venir juntos. Los mandan solos por las políticas de inmigración que hay en este país, porque creen que es la única manera de salvar la vida de sus hijos", detalla Knaus.