Turbas demócratas agreden al estilo “castrista” a senador republicano y su esposa
Las turbas del Partido Demócrata demostraron hasta dónde están dispuestas a llegar con la violencia, al atreverse a atacar a un senador de la nación.
Rand Paul y su esposa
 

Minutos después de que el presidente Trump terminara su discurso, en el que había alertado sobre cómo el Partido Demócrata propicia la violencia, la apoya, no la condena e incluso la financia, pues Trump recordó como miembros de la campaña de Biden dieron dinero a los manifestantes violentos para sus fianzas, las turbas del Partido Demócrata demostraron hasta dónde están dispuestos a llegar con la violencia, al atreverse a atacar a un senador de la nación.

El senador republicano por Kentucky Rand Paul y su esposa fueron atacados por una "turba enloquecida" de más de 100 personas después de salir de la Casa Blanca tras el discurso de aceptación del presidente Trump en la Convención Republicana.

En varios videos dados a conocer en redes sociales, se ve el acoso al que son sometidos Paul y su esposa por una multitud rabiosa que los persigue, insulta y abuchea.

La situación no se desbordó más cuando la pareja regresaba a su hotel, gracias a la oportuna intervención de la policía de DC, que hizo posible que la paraje resultara ilesa En los videos se pueden ver claramente los empujones y el momento en que un oficial es agredido por un manifestante que lo empuja violentamente. Incluso es el senador quien evita que el policía sea derribado.

La policía formó un muro alrededor de Paul y su esposa, Kelley Paul, mientras los manifestantes gritaban "Breonna Taylor" y "¡sin justicia, no hay paz!".

 

Cientos de manifestantes se habían reunido frente a la Casa Blanca el jueves por la noche mientras el presidente Trump se preparaba para dar su discurso desde el jardín sur.

Los manifestantes gritaron: "¡Sin justicia, no hay paz!" y "¡Únete a nosotros!" mientras sostienen

En un video se puede ver a un autobús que transportaba a los asistentes a la Convención Nacional Republicana, siendo atacados por los manifestantes, que intentaban entrar al autobús.

El video muestra a manifestantes lanzando improperios a los asistentes que salían del discurso de Trump. Aparecieron agentes de policía para proporcionar seguridad a los invitados.

Una pareja de ancianos fue confrontada mientras cruzaban la calle por al menos un manifestante que les gritó mientras hacía un gesto obsceno, según un video.

Kelly Paul dijo en Tiwtter que “Esto no tiene nada que ver con la ideología. Esto tiene que ver con la violencia ”.

Laurene B Jones de "Jóvenes Americanos por la Libertad", les hizo saber a la turba demócrata su ignorancia, al decirles que como se "los alborotadores se molestan e intentan atacar a @RandPaul cuando él ha sido el primero en defender una verdadera reforma de la justicia penal.¡Rand Paul escribió la maldita ley!  ¡Ha sido el único miembro del Congreso, desde el Senado, que se ha enfrentado al  estado!". 

Los hechos demuestran que a estos revoltosos no les interesan los hechos, sino que están ahí para acusar caos, violencia y destrozos de manera irracional. Sus manifestaciones no son espontáneas y persiguen un solo fin: la desestabiliazción política y el amedentramiento,

La campaña de reelección del presidente Trump emitió la siguiente declaración sobre las tácticas de intimidación izquierdistas contra nuestros partidarios cuando salieron de la Casa Blanca anoche:

"Las escenas que vimos anoche de los partidarios de Joe Biden acosando a quienes asistieron el discurso del presidente Trump en Washington, D.C. son repugnantes y recuerdan de manera inquietante a los infames 'actos de repudio' de la Cuba de Fidel Castro. Millones de hispanos huyeron de muchas de las mismas tácticas de intimidación política que los demócratas han desatado en nuestro país. Estos izquierdistas cobardes hasta atacaron a personas mayores, a un senador de los EE.UU. y a un congresista que perdió sus piernas sirviendo a nuestro país en Afganistán. Esto es inaceptable, y el caos y la destrucción que hemos visto en las ciudades dirigidas por los demócratas tienen que parar. No estamos en Cuba, ni en Venezuela. En los Estados Unidos de América tenemos leyes, tenemos libertad de expresión, y no hay lugar para la intimidación política de la izquierda. El silencio de Joe Biden sobre este tema es vergonzoso, y está claro que él es demasiado débil para enfrentarse a las turbas de la izquierda radical”.

El Partido Demócrata ha guardado un vergozoso silencio sobre lo ocurrido, avalando así la violencia de los grupos de chcoque que ellos apoyan y financian.