Trump y Biden triunfan en dos pequeños pueblos de EE.UU
Dos pequeños pueblos de Estados Unidos ya eligieron su presidente, y en los primeros resultados de las elecciones 2020 la decisión está dividida, con un triunfo para Donald Trump y otro para Joe Biden
Donald Trump y Joe Biden en carrera presidencial. Fotomontaje: Fox News
 

Reproduce este artículo

Dos pequeños pueblos de Estados Unidos ya eligieron su presidente, y en los primeros resultados de las elecciones 2020 la decisión está dividida, con un triunfo para Donald Trump y otro para Joe Biden.

Los habitantes de Millsfield, New Hampshire, se decantaron por el binomio Trump-Pence (16 votos a favor, contra 5 obtenidos por Biden-Harris).

“El lugar donde nació la votación de medianoche, el primero en la nación, ha votado y han declarado a Donald Trump como el ganador”, publicó en Twitter Emily Hottinger, del equipo de campaña del mandatario republicano en ese territorio.

Millsfield es un municipio ubicado en el condado de Coös en el estado estadounidense de Nuevo Hampshire. En el año 2010 tenía una población de 23 habitantes y una densidad poblacional de 0,2 personas por km.


Por otra parte, los cinco votantes de Dixville Notch, una aldea de 12 habitantes del noreste de Estados Unidos, apoyaron unánimemente al candidato demócrata, cuando dieron comienzo simbólicamente a las elecciones presidenciales en la medianoche del martes.

Esta lejana localidad de los bosques de New Hampshire, cerca de la frontera con Canadá, ha mantenido la costumbre desde 1960 de ser de los primeros en decidir su presidente.

Un tercer pueblo de la región, en el que se había seguido la misma tradición, canceló la votación de la noche debido a la pandemia de coronavirus.


Las leyes electorales de este pequeño estado del noreste permiten a los municipios de menos de 100 habitantes abrir sus centros de votación a la medianoche y poder cerrarlas cuando todas las personas inscritas en los padrones electorales hayan emitido su voto, informó AFP.

Pero ser el primero no convierte a Dixville Notch en un oráculo: en 2016, la candidata demócrata Hillary Clinton derrotó allí a Trump, quien finalmente llegó a la Casa Blanca.

Se calcula que más de 90 millones de ciudadanos ya votaron por adelantado, lo que significa un 65% de la participación de los comicios electorales del 2016.

Este lunes, el presidente Trump hizo campaña en Carolina del Norte, donde declaró confianza de que ganaría las elecciones, informó Radio Televisión Martí.

“Con su voto continuaremos reduciendo impuestos, reduciendo regulaciones, apoyando a la policía y al ejército, cuidando a los veteranos, protegiendo la segunda enmienda y defendiendo la libertad religiosa…” dijo Trump en un mitin en ese estado.

El presidente concluiría el día en Grand Rapids, Michigan, el mismo lugar donde cerró la carrera de 2016.

El día anterior, o sea el domingo, estuvo en el estado de Georgia donde dijo a miles de seguidores que “a nadie le agrada Biden”.

El estado de Georgia no se ha puesto del lado de los demócratas en una carrera presidencial desde 1992, y Trump no puede permitirse perder sus 16 votos electorales.

Mientras tanto, el candidato demócrata Joe Biden instó este lunes a los votantes de último momento a acudir a las urnas.

En una parada en el estado de Ohio, Biden volvió a los temas principales que animaron su campaña, prometiendo curar las heridas de la nación mientras atacaba el manejo de Trump de la pandemia de coronavirus.

“Todos saben quién es Donald Trump. Tenemos que seguir mostrando quiénes somos. Escogemos la esperanza sobre el miedo, escogemos la unidad sobre la división, escogemos la ciencia sobre la ficción. Es hora de recuperar nuestra democracia”, declaró el ex vicepresidente.

Biden pasó los últimos días de la campaña presidencial apelando a los votantes negros para que voten en persona durante una pandemia que ha afectado de manera desproporcionada a sus comunidades, apostando a que una fuerte participación aumentará sus posibilidades en los estados que podrían decidir la elección.

Biden estuvo en Filadelfia el domingo, la ciudad más grande en lo que se perfila como el campo de batalla más disputado en las últimas 48 horas de la campaña.

El regreso de Biden a Filadelfia subraya la importancia de Pensilvania, estado que ayudó a que el presidente Trump llegara a la Casa Blanca hace cuatro años.

Trump busca evitar convertirse en el primer presidente en funciones en perder la reelección desde su colega republicano George H.W. Bush en 1992.

Los sondeos indican que hay más entusiasmo entre los republicanos por Trump, que entre los demócratas por Biden. Algunos expertos dicen que eso es un factor que puede beneficiar al presidente a la hora de decidir si uno se toma el tiempo de acudir a las urnas este día martes.

Tags