“Serán rechazados”: EEUU pide a migrantes no cruzar ilegalmente la frontera

Los inmigrantes indocumentados que busquen ingresar a Estados Unidos serán rechazados, "ahora no es el momento de venir”, afirmó la portavoz de la Casa Blanca.
“Serán rechazados”: EEUU a migrantes
 

Reproduce este artículo

Estados Unidos reiteró este miércoles a los inmigrantes indocumentados que busquen ingresar a su territorio que este "no es el momento de venir" y avisó que la mayoría de quienes crucen la frontera serán rechazados.

"Ahora no es el momento de venir y la gran mayoría de las personas serán rechazadas", afirmó la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, durante su rueda de prensa diaria.

La funcionaria aseguró que esta situación se debe la pandemia del coronavirus y al hecho de que la Administración del presidente de EE.UU., Joe Biden, que asumió el poder el pasado 20 de enero, no ha tenido el tiempo para poner en marcha un "proceso integral y humano para procesar a las personas que llegan a la frontera".

"Los procesos de asilo en la frontera no se producirán de inmediato y tomará tiempo implementarlos", agregó.

La portavoz de la Casa Blanca admitió que es un "tema sensible" para el propio presidente, pero admitió que necesitan "tiempo" para poner en marcha y socios para implementar "un proceso integral y un sistema que permitirá el procesamiento en la frontera de los solicitantes de asilo".

El pasado 20 de enero, la Administración de Biden anunció la suspensión, a partir del día siguiente, de las inscripciones en el programa "Permanezcan en México", que permitió al Gobierno de su predecesor, Donald Trump, devolver al país vecino a los solicitantes de asilo.

La Administración de Biden anunció además que "los participantes actuales" del programa de Protocolos de Protección a Migrantes (MPP, en inglés)", como fue denominada esta iniciativa que Trump implementó en enero de 2019, "deben permanecer donde están, a la espera de más información oficial de los funcionarios del Gobierno de EE.UU.".

Bajo el programa "Permanezcan en México", el Gobierno de Trump envió a más de 60.000 indocumentados que cruzaron la frontera a esperar en México sus citas ante jueces migratorios, un trámite que puede tomar meses.

Trump implementó esa política tras el repunte de las detenciones en la frontera con México, que en mayo de 2019 alcanzaron la cota histórica de 132.856 casos.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés) aclaró igualmente ese día que las "actuales restricciones de viaje no esenciales de la covid-19, tanto en la frontera como en la región, siguen vigentes en este momento".

Al reaccionar al anuncio, el subdirector del proyecto de Justicia para inmigrantes de la organización Southern Poverty Law Center, Efrén Olivares, criticó que el Gobierno de Biden continúe con el proceso de expulsiones que emprendió su antecesor bajo el Título 42.

Esa disposición, emitida en marzo de 2020 por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) como parte de la respuesta del Gobierno a la pandemia de covid-19, señala que la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés) puede devolver por la fuerza a través de la frontera a migrantes que hayan entrado de forma irregular a EE.UU., sin darles la oportunidad de solicitar asilo o protección.

"La invocación del Título 42 fue una acción intolerante y xenófoba apenas velada que ha logrado su objetivo de cortar el acceso al asilo a miles de personas, encubierta bajo la pretensión de proteger la salud pública", afirmó Olivares.

BIDEN RESCINDE LA “EMERGENCIA NACIONAL”

Joe Biden rescindió la declaración de "emergencia nacional" en la frontera con México con la cual Donald Trump justificó el uso de miles de millones de dólares asignados a gastos militares para la construcción de un muro fronterizo.

En una carta enviada a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, divulgada este jueves por la Casa Blanca, Biden dijo que decidió que la declaración de una emergencia nacional en la frontera sur declarada por Trump alegando una crisis migratoria y de seguridad "no tuvo méritos".

La construcción de una valla a lo largo de los 3.200 kilómetros de la frontera de Estados Unidos con México fue una de las promesas más destacadas de Trump en su campaña presidencial de 2016, pero el Congreso rehusó asignarle la financiación que él pedía.

En su carta, Biden también anunció que será la política de su gobierno "que no se desvíen más dólares de los contribuyentes para la construcción de un muro en la frontera" y que ha ordenado una "revisión cuidadosa de todos los recursos asignados o redirigidos a esa obra".

El muro fue uno de los componentes de la política migratoria de Trump que incluyó la detención de centenares de miles de inmigrantes indocumentados, restricciones en el asilo para personas que huyen de la violencia o la persecución en sus países, y el envío a México y América Central de decenas de miles de solicitantes de asilo.

(Con información de EFE)