Obama suspende fiesta por sus 60 años debido al coronavirus

Algunos comentaristas conservadores acusaron al demócrata de hipocresía por planear esa celebración después de meses de pedir a los estadounidenses que se vacunen y sean cuidadosos durante la pandemia.
Obama-Fiesta
 

Reproduce este artículo

El ex presidente Barack Obama (2009-2017) suspendió la gran fiesta que había planeado para el próximo fin de semana con motivo de sus 60 años, que cumple este miércoles 4 de agosto.

Así lo confirmó la portavoz del exmandatario Hannah Hankins en un comunicado publicado en el diario The Washington Post, en el que explicó que se ha tomado la decisión “debido a la nueva expansión de la variante delta en la última semana”.

Obama tenía previsto celebrar su onomástico con famosos en los jardines de su mansión en la exclusiva isla de Martha's Vineyard (Massachusetts), pero los preparativos habían ocasionado algo de polémica por el aumento de los contagios por covid-19 en el país.

El actor George Clooney, el director Steven Spielberg y la presentadora Oprah Winfrey estaban entre las 475 personas que habían recibido invitaciones, en la que iba a tocar la banda de rock Pearl Jam y donde todos los invitados debían someterse a un test de covid antes de asistir, según medios estadounidenses.

En la nota, Hankins indicó que ese evento había sido planeado hacía meses de acuerdo con todas las recomendaciones públicas para protegerse de la enfermedad.

Algunos comentaristas conservadores acusaron al demócrata de hipocresía por planear esa celebración después de meses de pedir a los estadounidenses que se vacunen y sean cuidadosos durante la pandemia.

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, defendió el lunes a Obama, durante cuyo mandato ejerció como vicepresidente el actual mandatario, Joe Biden.

La mansión de la familia Obama, se encuentra a unos 160 kilómetros de Provincetown, y estaba valuada en 12 millones de dólares al momento de su compra, en 2019.

Massachusetts tiene una alta tasa de vacunación, pero el feriado del 4 de julio, Provincetown fue el sitio de un gran brote de casos de covid-19 entre las personas vacunadas. Esto fue lo que llevó a los CDC a cambiar sus recomendaciones de mascarillas.

El estudio realizado sobre los afectados, muchos ya vacunados, demostró que la inmunización no impide la transmisión, aunque hace que la dolencia sea menor.

A partir de estos datos, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), agencia federal de salud, recuperó la recomendación de usar la mascarilla, incluidos los vacunados, en el interior de lugares públicos, en áreas del país con “sustancial o alto riesgo” de transmisión.