Congresistas Debbie Wasserman y Ritchie Torres se unen a campaña por niños presos del 11J

Wasserman mencionó el caso del joven cubano Kendry Miranda Cárdenas, de La Habana, quien cumplió 18 años en prisión y está acusado del supuesto delito de sedición
Wasserman mencionó el caso del joven cubano Kendry Miranda Cárdenas, de La Habana, quien cumplió 18 años en prisión y está acusado del supuesto delito de sedición
 

Reproduce este artículo

Los congresistas estadounidenses Debbie Wasserman y Ritchie Torres se unieron a la campaña por la liberación de los menores presos políticos en Cuba por su participación en las protestas antigubernamentales del 11 de julio de 2021.

Desde Nueva York,Torres expresó en un video que "el verano pasado el mundo fue testigo de una protesta sin igual del pueblo cubano exigiendo los derechos y las libertades que disfrutamos todos los días en Estados Unidos".

El político demócrata señaló que "lamentablemente, quienes salieron a las calles pacíficamente están pagando un precio terrible. Entre los procesados se encuentran 55 adolescentes de 16 a 18 años, de los cuales 28 se encuentran detenidos. Muchos, acusados de sedición, lo cual conlleva penas mayores a las que se imponen a los homicidas. Sus familias han estado sujetas a un sufrimiento sin sentido".

Por último, Torres manifestó su solidaridad con el pueblo cubano y condenó la represión desatada por el régimen de La Habana.

Asimismo, la congresista de la Florida Debbie Wasserman explicó que "entre miles de manifestantes pacíficos, 55 adolescentes ahora están siendo juzgados como adultos. Muchos no tienen aún fecha de juicio".

Wasserman mencionó el caso del joven cubano Kendry Miranda Cárdenas, de La Habana, quien cumplió 18 años en prisión y está acusado del supuesto delito de sedición. Su petición fiscal inicial era de 20 años de cárcel y fue rebajada a diez años a inicios de febrero.

"Como madre, no puedo imaginar la devastación y el dolor que Kendry y su familia están sufriendo. La opresión del régimen cubano no tiene límites", añadió.

"Es inconcebible que esto esté sucediendo a solo 90 millas de las costas de la Florida. Les aseguro que siempre usare mi voz en el congreso para apoyar las demandas de justicia y libertad del pueblo cubano".

La congresista hizo un llamado a otros representantes y organizaciones internacionales "para que también alcen sus voces contra esta aberrante violación de derechos humanos en Cuba".