La inflación de EEUU escala a su nivel más alto en 13 años

El índice de precios al consumidor (IPC) en Estados Unidos subió un 0,6% en mayo y ha situado la tasa de inflación en el 5%, el valor más alto en 13 años, informó la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS).
EEUU-Inflación
 

Reproduce este artículo

El índice de precios al consumidor (IPC) en Estados Unidos subió un 0,6% en mayo y ha situado la tasa de inflación en el 5%, el valor más alto en 13 años, informó la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS).

La cifra supera al 4,2% de abril y es la mayor registrada en EE.UU. desde agosto de 2008. El alza mensual de mayo, no obstante, es menor al registrado en abril, cuando los precios subieron un 0,8%.

El incremento de los precios vino dado en gran medida por el aumento en los de los coches usados (7,3%) y de los billetes de avión (7%). Si se excluyen los precios de alimentos y combustibles, los más volátiles, la inflación subyacente el mes pasado fue del 0,7%, y del 3,8% en los últimos 12 meses.

El repunte se conoce una semana antes de la reunión de la Reserva Federal (Fed) de la próxima semana sobre política monetaria.

El banco central estadounidense ha rechazado presiones inflacionarias en el país debido al extraordinario estímulo fiscal desplegado por la administración Biden y el aumento de la demanda a medida que se levantan las restricciones por la mejoría de la pandemia en el país.

Su presidente, Jerome Powell, reconoció que se verán notables subidas de precios, pero que serán de carácter “transitorio”, por lo que ha insistido en que no prevé modificar los tipos de interés del banco central, actualmente entre el 0% y el 0,25% en lo que resta de año.

Pero algunos economistas han expresado su preocupación de que, a medida que la recuperación económica se acelere, alimentada por el aumento de la demanda de los consumidores que vuelven a gastar libremente, también lo hará la inflación.

La pregunta es: ¿durante cuánto tiempo? “Las subidas de precios podrían ser mayores y más prolongadas porque la pandemia ha perturbado mucho las cadenas de suministro”, dijo Mark Zandi, economista jefe de Moody’s Analytics, antes del informe de inflación del jueves. Pero “para el otoño o finales de año”, sugirió Zandi, “los precios volverán a la tierra”.

Los funcionarios también señalan que los indicadores de inflación parecen ahora especialmente elevados porque se miden en relación con los primeros meses de la pandemia, cuando la inflación se desplomó mientras la economía prácticamente se paralizaba.

No obstante, el mes pasado, después de que el gobierno informara de que los precios al consumo habían subido un 4,2% en los 12 meses que terminaron en abril, el vicepresidente de la Fed, Richard Clarida, reconoció: “Me sorprendió. Esta cifra estaba muy por encima de lo que yo y los pronósticos externos esperábamos”.

Algunos economistas temen que, si los precios se aceleran demasiado y se mantienen altos durante mucho tiempo, las expectativas de nuevas subidas de precios se afianzarán.

Esto, a su vez, podría intensificar la demanda de mayores salarios, lo que podría desencadenar el tipo de espiral de precios y salarios que afectó a la economía en la década de 1970.