Emigrado cubano en EEUU, prefiere pasar la pandemia del coronavirus en Cuba

Victor Peña, emigrado cubano residente en La Florida decidió viajar a Cuba para pasar la pandemia del coronavirus
Emigrado de La Florida, EEUU,  prefiere pasar la  pandemia del coronavirus en Cuba
 

Reproduce este artículo

Viajar en tiempos de coronavirus puede ser una decisión insólita, este es el caso de Víctor José Peña González, quien viajó de la ciudad de Jacksonville, Florida, EEUUdonde reside, a su natal Camagüey, para pasar en Cuba la pandemia del nuevo coronavirus.

En conversación con la estatal Radio Cadena Agramonte, este cubano evoca el inicio de su viaje, su llegada a la isla y su ingreso en uno de los centros de aislamiento creados para evitar la propagación del COVID-19 en la provincia de Camagüey.

"Salí de mi casa hacia el aeropuerto, y cuando llegué, encontré que estaba prácticamente vacío, pero me atendieron muy bien e hice un viaje maravilloso", cuenta Víctor.

Inmediatamente después de su llegada al aeropuerto de Camagüey fue trasladado hasta la villa La India, lugar habilitados en esa provincia para el aislamiento de los ciudadanos cubanos que ingresan al país, con el objetivo de descartar que sean portadores del nuevo coronavirus y por consiguiente, el contagio de su familia, amigos y vecinos.

"Aquí me siento muy bien, las condiciones son perfectas al igual que la higiene, a la que nosotros también contribuimos; nos cambian frecuentemente el avituallamiento", explica Peña González.

"Estoy dispuesto a permanecer aquí todo el tiempo que las autoridades decidan. En mi familia hay niños y personas mayores; mi nieto tiene 10 años y para mí él es lo más grande, y lo menos que quiero es poner su vida en peligro".

Explicando las razones por las cuales decidió viajar a Cuba, Víctor dice que "la protección que existe aquí es inigualable", y aunque alega estar convencido de que en la isla va a estar más seguro, parece no conocer, o evita mencionar, que el sistema de salud cubano no atraviesa por un buen momento.

Con una buena dosis de propaganda, la emisora del régimen de los Castro asegura que "aunque Víctor no padece de ninguna enfermedad crónica, ni ha mostrado síntomas respiratorios, la atención médica que allí recibe es esmerada; estrictamente le controlan la presión y la temperatura tres veces al día, sin pagar nada a cambio, lo que agradece y reconoce".

"Para nada me siento recluido aquí, porque sé que lo que está haciendo el Estado cubano es para protegernos a todos", dice Víctor, y explica que para ocupar su tiempo se dedica a organizar sus pertenecías, leer la prensa, ver la televisión, conversar con otros que permanecen en el centro en la misma condición, y tomar café en el área destinada para ello.