El cubanoamericano Arturo Acevedo, jefe de la Policía de Houston, se une a las protestas
"No me importa lo que piense la gente porque sé que mi Dios me puso en esta posición para no mantener mi trabajo, sino para hacer mi trabajo y levantarlo. Vamos a salir de esto", dijo Acevedo.
Arturo Acevedo, al centro de la manifestación

El cubanoamericano Arturo Acevedo, jefe de la Policía en la ciudad de Houston, Texas, se unió a decenas de manifestantes que se mantuvieron en las calles este lunes para exigir justicia en el caso de George Floyd, la última víctima del racismo y la violencia policial en Estados Unidos.

Acevedo, el primer hombre de origen hispano en ocupar la jefatura de la Policía de Houston, estuvo tres horas en la protesta junto con los raperos Trae The Truth y Bun B, como demuestran las imágenes publicadas en Twitter por su propio departamento.

"No me importa lo que piense la gente porque sé que mi Dios me puso en esta posición para no mantener mi trabajo, sino para hacer mi trabajo y levantarlo. Vamos a salir de esto", dijo el cubanoamericano, quien abandonó la Isla a la edad de cuatro años.

Aunque el oficial aseguró entender el motivo de las protestas masivas en las más importantes ciudades de Estados Unidos, y pese a su pedido para frenar la violencia, la Policía tuvo que arrestar a 100 personas que incurrieron en actos vandálicos durante la protesta en Houston, reportó el canal Univisión 45.

La pasada semana, la ciudad de Coral Gables en el condado de Miami-Dade, estado de Florida, también fue escenario de una protesta pacífica en la que participaron del mismo lado policías y manifestantes.

Mientras que varios participantes sostenían carteles con las frases "Black Lives Matter" y "Stop Police Brutality", los oficiales de diferentes departamentos se arrodillaron parar orar con los manifestantes, reportó el canal 12 News.

En lugar de terminarse, ocho días después del asesinato de George Floyd a manos de un oficial de la Policía de Mineápolis, las protestas en varias ciudades de Estados Unidos siguen avivándose.

Mientras en Washington DC una gran valla impedía este martes que los manifestantes se acercaran a la Casa Blanca, en Nueva York, donde las autoridades han advertido que, a consecuencia de las concentraciones de personas, el coronavirus se puede extender, el toque de queda se adelantó hasta las 20:00 horas.

En DC, lo más cerca posible de la Casa Blanca una 100 personas coreaban este martes las últimas palabras de Floyd: "I can't breath!" (¡No puedo respirar!), que se ha convertido en un lema nacional contra el racismo y la violencia policial.

Por su parte, Nueva York siguió siendo escenario de nuevas protestas ciudadanas tras una noche de saqueos en Manhattan, que llevó al alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, a prorrogar el toque de queda hasta el próximo domingo.