El video que muestra el brutal asesinato de un afroamericano en Estados Unidos
Un video es la evidencia principal en el caso del asesinato del joven afroamericano Ahmaud Arbery, a quien le dispararon en febrero de 2020 mientras corría por una calle de Georgia, en Estados Unidos
Collage de imágenes de la víctima, y otra donde se ve a los sospechosos
 

Reproduce este artículo

Un video es la evidencia principal en el caso del asesinato del joven afroamericano Ahmaud Arbery, a quien le dispararon en febrero de 2020 mientras corría por una calle de Georgia, en Estados Unidos.

Los acusados del homicidio son un padre y un hijo que le dispararon al corredor afroamericano de 25 años, el 23 de febrero pasado, mientras el joven transitaba desarmado por el barrio residencial de Brunswick, en un día de sol.

En la grabación se ve a Arbery corriendo por el medio de una calle y aproximándose a una camioneta blanca que se encuentra estacionada en el carril derecho, con un hombre parado detrás.

Cuando la víctima trata de bordear el automóvil se encuentra con un hombre armado, se produce un altercado y mientras el corredor y el hombre pelean, Arbery recibe un disparo de escopeta y poco después otra detonación. El joven se tambalea unos metros antes de caer al suelo.

Según la versión que contó a la policía Gregory McMichael, señalado como autor del asesinato, él pensaba que Arbery era sospechoso de una serie de robos en la zona y que el día del tiroteo, mientras estaba en su patio, había visto al joven negro por la calle.

McMichael habría entrado, cogió su revólver Magnum .357, su hijo tomó una escopeta y salieron a buscar a Arbery. Cuando lo alcanzaron y McMichael (hijo) salió del camión con la escopeta, según la versión de los acusados el joven afroamericano comenzó a “atacarlo violentamente”, consigna el informe policial.

El padre dijo que vio a su hijo disparar dos veces a Arbery, y cómo el joven negro cayó al piso.

El caso cobró notoriedad esta semana con la divulgación del explícito video de 28 segundos con imágenes del tiroteo, captadas por un teléfono móvil por alguien desde un auto que estacionó a unos diez metros de la pelea. Las imágenes despertaron la indignación en Estados Unidos.

S. Lee Merritt, un abogado de la familia de Arbery, calificó la muerte a tiros como un “linchamiento moderno” y dijo que la familia exige justicia.

Luego de que el video se viralizó en las redes, un fiscal del distrito de Georgia dijo este martes que se formaría un gran jurado para ver si hay motivos para acusar al padre y al hijo, que no habían sido arrestados ninguno de los dos.

La policía detuvo este jueves a los dos hombres blancos sospechosos de la muerte del joven. Los acusados han sido identificados por la policía de Georgia como Travis McMichael, de 34 años, y su padre, Gregory McMichael, de 64, ambos residentes en Brunswick.

“Gregory y Travis McMichael fueron arrestados por el asesinato de Ahmaud Arbery”, tuiteó la Buró de Investigación de Georgia.

Ambos hombres fueron acusados de asesinato y asalto agravado, según un comunicado publicado en el sitio web de la oficina policial, y fueron enviados a la cárcel del condado de Glynn.

La madre de Arbery, Wanda Cooper-Jones, dijo el jueves al programa televisivo “Good Morning America”, de ABC, que todavía está tratando de encontrar sentido a tanta tragedia.

“No creo que alguna vez esté en un estado mental donde realmente pueda ver el video”, dijo. “Se de otros que lo vieron y compartieron lo que vieron y eso fue suficiente”.

La policía recibió dos llamadas antes del tiroteo, incluida una al 911 de Gregory McMichael, informó el Daily Mail el jueves. Las llamadas proporcionan detalles escalofriantes de los últimos momentos de la vida de Arbery, según el recuento del New York Post.

“Hola… estoy aquí en Satilla Shores”, dijo quien llamó. “Hay un hombre negro corriendo por la calle”.

Entonces se escucha a McMichael decir: “Maldita sea, vamos, Travis”.

Según el informe policial, el hombre no responde nuevamente durante el resto de la llamada de 4 minutos y 45 segundos, a pesar de que el operador de la línea policial pregunta repetidamente: “Hola, ¿dónde estás?”