EEUU: Hackeo a agencias fue "probablemente" de origen ruso
El FBI y otras agencias de seguridad están "casi seguros" de que los ataques informáticos a agencias del gobierno provinieron de Rusia en un comunicado poco común difundido por el grupo que investiga el caso
Hackeo a dependencias del gobierno EEUU
 

Reproduce este artículo

El gobierno de Estados Unidos dijo este 5 de enero que el hackeo sufrido por agencias federales “probablemente” fue de origen ruso, y que la operación parecía haber sido con el fin de “recolectar información de inteligencia”.

La evaluación fue revelada en una declaración pública poco común por parte del FBI y otras agencias de investigación, luego de que el presidente saliente Donald Trump insinuara el mes pasado que provino en realidad de China.

Las entidades, que formaron una unidad conjunta para investigar el hecho, indicaron en un comunicado que están “tomando las medidas necesarias para entender el alcance de la campaña y responder de manera acorde”.

“El Ciber Grupo de Coordinación Unificada (UCG, por sus siglas en inglés), cree que de los aproximadamente 18 000 clientes públicos y privados afectados, un grupo mucho más pequeño se vio comprometido por una actividad subsiguiente (al hackeo inicial) en sus sistemas. Hasta ahora hemos identificado menos de 10 agencias del gobierno estadounidense que entran en esta categoría, y estamos trabajando para identificar a entidades no gubernamentales que también se hayan visto impactadas”.

Entre las agencias del gobierno federal afectadas se cuentan los departamentos del Tesoro y del Comercio. En diciembre, además, el Departamento de Energía y la Administración Nacional de Seguridad Nuclear, que se ocupa del arsenal de armas nucleares, denunció haber sido víctima de un ataque.


En cuanto a los actores no estatales, Microsoft informó a mediados de diciembre que hackers obtuvieron acceso a su “código fuente” interno, un elemento clave para la construcción de su software. El gigante tecnológico norteamericano aclaró, no obstante, que el ataque no pudo comprometer o modificar ninguno de sus programas.

Microsoft había reconocido anteriormente “aplicaciones SolarWinds maliciosas” en sus sistemas. Pero los últimos datos que obtuvo en su investigación interna revelaron que los hackers accedieron a sus sistemas más de lo que la empresa creía.

Rusia negó cualquier involucramiento con los ataques. “Si ha habido ataques durante muchos meses y los estadounidenses no pudieron hacer nada al respecto, probablemente no vale la pena culpar inmediatamente y sin fundamento a los rusos. No tuvimos nada que ver con eso”, expreso el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov.

El gobierno dijo que los perpetradores habían utilizado un software de gestión de redes de la compañía SolarWinds, con sede en Texas, para infiltrarse. Su nueva alerta decía que los hackers también podrían haber usado otros métodos.