Ex alto funcionario estadounidense opina que la COVID-19 pudo derivarse de investigaciones chinas de armas biológicas

Un ex alto investigador del Departamento de Estado estadounidense considera que el virus causante de la COVID-19 escapó del Instituto de Virología de Wuhan, en China, y pudo haber sido el resultado de una investigación militar china sobre armas biológicas
Instituto de Virología de Wuhan
 

Reproduce este artículo

El ex investigador principal del Departamento de Estado de Estados Unidos que supervisó el Grupo de Trabajo sobre el origen del virus SARS-CoV-2 considera que éste escapó del Instituto de Virología de Wuhan, en China, y pudo haber sido el resultado de una investigación que el ejército del gigante asiático estaba haciendo sobre una potencial arma biológica.

En una entrevista exclusiva con Fox News, David Asher, quien ahora se desempeña como investigador principal del Instituto Hudson, recordó que el Instituto de Virología de Wuhan no es el Instituto Nacional de Salud y que allí “estaba operando un programa secreto y clasificado”.

“En mi opinión, y soy sólo una persona, era un programa de armas biológicas”, dijo Asher al referido medio, en el contexto de la eventual primera reunión entre altos funcionarios estadounidenses de la administración Biden y sus homólogos chinos.

Asher trabajó en algunas de las investigaciones de inteligencia más secretas para los Departamentos de Estado y del Tesoro, tanto bajo administraciones demócratas como republicanas.

Lideró el equipo que descubrió la red internacional de adquisiciones nucleares dirigida por el padre del programa nuclear de Pakistán, AQ Khan, y descubrió partes clave del enriquecimiento secreto de uranio de Corea del Norte. 

Desde su punto de vista, el Partido Comunista de China ha estado involucrado en un encubrimiento masivo del origen de la nueva cepa de coronavirus causante de la COVID-19 durante los últimos 14 meses.

“Si crees, como yo, que esto podría haber sido un vector de armas que salió mal -no liberado deliberadamente, sino en desarrollo y luego de alguna manera filtrado-, piensas entonces que esta ha resultado ser la mejor arma de la historia”, reflexionó el investigador durante un panel de discusión en el Hudson Institute titulado “Los orígenes del COVID-19: Implicaciones de políticas públicas y lecciones para el futuro.

Con el COVID-19 has destruido entre el 15 y el 20 por ciento del PIB mundial. “Has matado a millones de personas. La población china apenas se ha visto afectada. Sus economías volvieron a ser el número uno en todo el G20”, apuntó.

Para Asher, todos los sellos distintivos de la culpa están presentes en el comportamiento del gobierno chino desde la irrupción del virus en el panorama mundial y su conversión en pandemia.

Las acciones de Beijing, dijo, le recuerdan a otras investigaciones criminales que ha supervisado.

Motivo, encubrimiento, conspiración, todos los sellos distintivos de la culpa están asociados con esto. Y el hecho de que el grupo inicial de víctimas rodeara al mismo instituto que estaba realizando la investigación altamente peligrosa, si no dudosa, es significativo”.

En un inicio China dijo que el virus COVID-19 se originó en el mercado de mariscos de Wuhan, pero el problema con esa teoría es que el primer caso rastreado no tenía conexión con el mercado. 

El otoño pasado, EE.UU. obtuvo información de inteligencia que indica que hubo un brote entre varios científicos de laboratorio de Wuhan, con síntomas similares a los de la gripe, que los dejó hospitalizados en noviembre de 2019, antes de que China informara su primer caso.

La bioseguridad ha sido durante mucho tiempo una preocupación con respecto a los laboratorios de nivel 4 de bioseguridad de China, según los expertos.

“China ha estado involucrada en este tipo de investigación de virus desde 2003, cuando se produjo el brote de SARS”, sostuvo Miles Yu, el funcionario del Departamento de Estado que coescribió un reciente artículo de opinión en el Wall Street Journal sobre el coronavirus, con el exsecretario de Estado Mike Pompeo.

El estándar de bioseguridad de China es realmente bajo y es muy peligroso. Así que este es un accidente siempre a punto de ocurrir, agregó, citado por Fox News.

Dicho medio, en su reporte, señala que cuando el equipo enviado por la OMS a Wuhan en febrero visitó el Instituto de Virología de Wuhan, si bien sus miembros no vistieron trajes de bioseguridad y pasaron tres horas adentro, no tuvo acceso a los científicos ni a los datos que necesitaban para descartar por completo que el virus escapase del laboratorio.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Wang Wenbin, dijo en ese entonces que la trazabilidad del virus es un tema científico complejo, por lo que debía proporcionarse espacio suficiente para que los expertos llevasen a cabo sus investigaciones.

“China continuará cooperando con la OMS de manera abierta, transparente y responsable, y hará su contribución para prevenir mejor los riesgos futuros y proteger la vida y la salud de las personas en todos los países”, aseveró.

Con información de Fox News