¡Resistir! Crece la oposición a las medidas de Biden contra el Covid-19

Las reacciones políticas y ciudadanas a las medidas contra el Covid-19 no se han hecho esperar. Los ciudadanos se resisten a la restricción de sus libertades
Estudiante utiliza mascarilla de vuelta a clase en los Estados Unidos. Foto EFE
 

Reproduce este artículo

En días pasados, Glenn Jacobs, alcalde del condado de Knox, en Tennessee, le comunicó al presidente Joe Biden que su condado se negará rotundamente a obedecer una nueva disposición presidencial sobre el Covid-19.

Ya en abril del 2020, Jacobs advirtió que el cierre estatal decretado por el gobernador de Tennessee, Bill Lee, provocaría una crisis de salud mental en la región.

No hay que perder de vista que el CDC ha creado una página que se dedica a combatir la desinformación sobre las vacunas a fin de que los ciudadanos cuenten con información precisa sobre estas. Trata, en suma, de ayudar a detener los mitos y los rumores más comunes.

Por otra parte, según indicó el alcalde Jacobs, el condado de Knox no cumplirá con la orden ejecutiva de Joe Biden que exige que todas las empresas con 100 o más empleados hagan que estos se inmunicen o implementen pruebas semanales de Covid-19.

 “Como director ejecutivo de una organización que emplea a 2,700 personas, su acción agrega cargas financieras, legales y regulatorias que finalmente afectarán a los contribuyentes del condado de Knox. Además, potencialmente obstaculiza nuestra capacidad para atraer empleados de calidad, ya que muchas personas en nuestra comunidad no trabajarán en un lugar que imponga injustamente los mandatos de vacunas”, agregó Jacobs en comunicación dirigida a Joe Biden.

Jacobs reiteró que, como funcionario electo, ha jurado defender la Constitución de los Estados Unidos al igual que el presidente Joe Biden y, en ese sentido, le alarma la celeridad con la que el presidente emitió esta orden que contradice el Artículo I, Sección 1, así como la X Enmienda de la Constitución.

Jacobs también escribió a Biden que los funcionarios electos no pueden ignorar o contravenir las leyes que los obligan. “En el condado de Knox, sabemos lo que representamos. Defendemos la libertad. Defendemos el Estado de derecho. Defendemos la Constitución. Y puede estar seguro de que nos opondremos a su flagrante y atroz extralimitación ejecutiva”, indicó.

En Michigan, hace unas semanas, algunos padres alentaron a niños y jóvenes de secundaria para eludir a los funcionarios escolares e ingresar al campus sin mascarilla, instando con ello a violar el mandato escolar después de que el condado actualizara su política en el manejo de la crisis sanitaria.

Tras ingresar al edificio, el grupo de estudiantes que no portaba mascarillas fue aislado y no se le permitió mezclarse con otros estudiantes dentro de la escuela. Los jóvenes no asistieron a clases.

Las escuelas comunitarias de Manchester inicialmente tenían una política de uso opcional de la mascarilla, pero tras la orden de emergencia de salud emitida por el condado se requirió empezar a usar mascarillas en las escuelas, anulando con ello la política del distrito.

En Indiana, hace pocos días, 125 empleados de tiempo parcial en un sistema prestador de servicios de salud salieron de la empresa médica debido al mandato de vacunas. De hecho, más de 300 fueron suspendidos inicialmente durante dos semanas, sin remuneración, en este margen de tiempo debían recibir la vacuna o arriesgarse a la terminación de su actividad profesional. El período terminó el martes 14 de septiembre con 125 personas que abandonaron ese sistema médico.

En Chicago, 2,100 estudiantes de las Escuelas Públicas estuvieron varados y sin poder viajar en autobús a la escuela después de que 73 conductores renunciaran justo antes del primer día del semestre escolar. En ese sentido, “el distrito pasó de poder proporcionar a todos los estudiantes elegibles una ruta de autobús, a no poder acomodar el transporte para aproximadamente 2,100 estudiantes en cuestión de días”.

Ocurrió que se les exigía a los empleados estar completamente vacunados antes del 15 de octubre y muchos conductores decidieron irse. Según las compañías de autobuses, “la avalancha de renuncias probablemente fue impulsada por los requisitos de vacunación”.

El sistema escolar ofreció estímulos a los padres de Chicago para paliar la situación de forma temporal, por ejemplo, con estipendios de $1,000 dólares para usar en el transporte que les resulte conveniente durante las primeras semanas de clases, después recibirán un auxilio de $500 por mes.

Una situación similar ocurre en Delaware, que apoya a los padres con $700 por niño para que lleven a sus hijos a la escuela.

Algunos distritos escolares han reportado pocos maestros y ya están ofreciendo bonificaciones e incentivos para atraer tanto nuevos educadores como a conductores de autobuses.

La escasez de conductores de autobuses escolares muestra la gravedad del problema en todo el país, indicaron medios de prensa recientemente.

Tags