California enviará cheques de hasta $1000 a indocumentados

Los inmigrantes sin papeles podrán recibir un solo pago en efectivo de hasta 1,000 dólares por familia y 500 por persona. La medida beneficiará a cerca de 150 mil 000 indocumentados en el estado norteamericano
Hombre con mascarilla camina por calle de Estados Unidos
 

Reproduce este artículo

El estado de California creó un fondo para ayudar a los inmigrantes indocumentados, los cuales representan el 10% de la fuerza laboral allí, según anunció el gobernador, Gavin Newsom.

Los inmigrantes podrán recibir un cheque de hasta 1,000 dólares por familia y 500 por persona, para aliviar la tensión financiera provocada por la pandemia de coronavirus. Este paquete de estímulo económico cuenta con un fondo de 125 millones de dólares (75 millones provienen del gobierno de California y el resto de corporaciones y filántropos).

Newsom señaló que beneficiará “a las familias que, debido a su estatus migratorio, no califican para recibir el seguro de desempleo ni el estímulo federal en forma de cheque o reembolso bancario por parte del Servicio de Recaudación de Impuestos” de Estados Unidos.

En los próximos días se creará el marco logístico para hacer llegar el dinero a las familias en un periodo máximo de 48 horas y se repartirá a través de una red regional de organizaciones sin fines de lucro, que a su vez se lo harán llegar a los indocumentados.

Aún no se ha detallado cuándo las organizaciones comunitarias tendrán acceso a los recursos ni cuál será el proceso para que los inmigrantes sin papeles puedan iniciar su solicitud. Se evalúa, además, la posible saturación de pedidos de ayuda, considerando que existen más de 2 millones de personas sin estatus legal que no alcanzarán el beneficio del IRS.

 

No obstante, según el Instituto de Políticas Públicas de California el cheque anunciado por Newsom llegará apenas al 17% de los 2.6 millones de indocumentados que viven en California. Por ejemplo, en condados como Santa Clara, San Francisco, San Mateo y Alameda, de la región de Silicon Valley, uno de cada tres residentes es inmigrante y los alquileres de viviendas son muy caros.

El condado de Los Ángeles es el hogar de aproximadamente 886 mil indocumentados. Esta comunidad es una de las más abatidas por la pandemia del coronavirus, según expertos.

“California es el estado más diverso del país. Todos los californianos, incluidos nuestros vecinos y amigos indocumentados, deben saber que California está aquí para ayudarlos durante esta crisis. Estamos juntos en esto”, comentó Newsom.

Sin embargo, de acuerdo a un reporte de Los Ángeles Times se considera que “el 56% de los vecindarios de mayoría latina en el condado de Los Ángeles, quienes no cuentan con seguro social y no tienen residencia legal, no son elegibles para recibir beneficios de la Ley Federal de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica del Coronavirus, conocida como La Ley CARES”.

 

 

El diario cita un reporte clave de la UCLA para entender el escenario social en el que está impactando el coronavirus. El documento académico incluye:

  • Los barrios con la mayor proporción de residentes que no podrán recibir un pago de estímulo se concentran en el centro de Los Ángeles, incluidos Westlake / MacArthur Park, Koreatown, Chinatown, Skid Row y Pico-Union, además de los siguientes vecindarios: South Central, Hollywood, Long Beach, East Hollywood y Glendale.
  • La proporción de vecindarios raciales / étnicos con mayor riesgo de no recibir una verificación de estímulo son: 8% de los barrios negros, 13% de los barrios asiáticos, 21% de los barrios blancos y 56% de barrios latinos.
  • El 30% de los hogares (1 de cada 3) están gravemente afectados por los costos de la vivienda.
  • Algunas de las áreas de alto riesgo se deben a circunstancias especiales, como las que viven en o alrededor universidades (Pepperdine en Malibu, UCLA en Westwood, USC al sur del centro de Los Ángeles, Claremont cerca borde oriental del condado) porque muchos estudiantes son reclamados por padres que residen en otros lugares.

Una anciana que lleva mascarilla cruza una calle en California.

 

Sonja Díaz, directora fundadora de UCLA Latino Policy and Politics Initiative y co-autor del informe, refirió que “barrios enteros enfrentarán incertidumbre económica, y una crisis de salud pública no es el momento de ignorar sus necesidades. Solo somos tan saludable como nuestras comunidades más vulnerables y muchas en el condado de Los Ángeles necesitará asistencia específica”.

Por su parte, Conway Collis, copresidenta de End Child Poverty, apoyó el anuncio del gobernador: “fue la declaración más clara posible de que todos estamos juntos en esto. Este es un momento decisivo que reconoce que los californianos indocumentados son parte integral de nuestras comunidades y nuestra economía, y llena los vacíos que deja un plan de asistencia federal que excluye a millones de californianos”, agregó.

Para el restablecimiento de la economía de California, considerada como la quinta más potente del mundo, al menos ya se plantea un bosquejo de cómo lucirá y cuáles serán algunos de los principales ajustes que tendrán que hacer a sus vidas cotidianas los 40 millones de residentes en el estado.

“En algún momento tendremos que modificar nuestro toque de queda. A medida que contemplamos reabrir algunas partes de nuestro estado, debemos seguir guiados por la ciencia y los datos, y entender las cosas serán distintas de antes”, dijo Newsom.