Arrestan a hombre que trasladaría cocaína a la Florida valorada en casi 2 millones de dólares

Un tribunal federal acusó a un hombre de Michigan por lavado de dinero y conspiración para poseer cocaína, con la intención de distribuirla en el sureño estado de Florida
Cocaína incautada. Foto: EFE
 

Reproduce este artículo

Un tribunal federal estadounidense acusó este viernes a un hombre de Michigan por lavado de dinero y conspiración para poseer cocaína, con la intención de distribuirla en el sureño estado de Florida.

Según un comunicado de la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE), que lleva el caso junto la de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI) y la asistencia de la Administración de Control de Drogas de los Estados Unidos (DEA), Edgardo Serrano, de 51 años y residente en New Boston, Michigan, fue acusado el 24 de abril de 2020 por el juez federal de distrito Ignacio Torteva III.

Se explica que el 17 de abril la HSI y la DEA hicieron una redada en un taller mecánico en Hidalgo, Texas, que permitió descubrir e incautar una carga de cocaína equivalente a unos 1.7 millones de dólares. La droga estaba escondida en un tractor comercial y la investigación reveló que era Serrano quien había estado conduciendo dicho vehículo.

Tras el hallazgo, según documentos judiciales, la HSI presentó la denuncia penal contra el acusado el 18 de abril. La misma alega que Serrano estaba en el Valle del Río Grande para recoger una carga de zanahorias, pero “parecía ser una tapadera de lo que era un cargamento de cocaína destinado a Florida... El dinero oculto supuestamente fue el producto de las ventas ilegales de narcóticos en Florida”, precisa el comunicado.

De ser hallado culpable por los cargos que se le imputan, tras el debido proceso penal, el acusado enfrenta una pena de cadena perpetua en una prisión federal y una posible multa de 10 millones de dólares. Éstas sentencias podrían ser menores si el implicado pacta con la Fiscalía y colabora con la investigación.

El comunicado de ICE precisa que, tras la denuncia penal, que para nada constituye evidencia firme, es la fiscal federal adjunta Karen Betancourt, del Distrito Sur de Texas, quien está procesando el caso.

 

Recomendaciones

 

Relacionados