Colombia expulsa a diplomáticos rusos acusados de espionaje

Los rusos podrían estar buscando información de interés para el gobierno de Nicolás Maduro, fiel aliado de Putin en la región y enemigo de Duque, informaron medios cercanos al Gobierno
Duque y Putin
 

Reproduce este artículo

Colombia tiene por costumbre mantener buenas relaciones con la comunidad internacional con independencia de gobiernos de izquierda o derecha, por eso, la expulsión de dos funcionarios de la embajada rusa el 8 de diciembre es un suceso inédito.

“El mensaje que queremos dar —le dijo Duque al canal NTN24— es que este es un país amistoso, pero que también se guía por los protocolos de la convención de Viena y cualquiera que esté por fuera de esa convención tendrá que salir del país”.

Con base en el mencionado tratado, que regula las prácticas de las relaciones internacionales, Colombia expulsó a los funcionarios que, según la inteligencia colombiana, eran espías que estaban reclutando colaboradores locales a cambio de dinero por información sobre empresas, universidades y el Estado colombiano.

El gobierno de Vladimir Putin, que ha sido acusado de espionajes similares en decenas de países aliados de Estados Unidos, rechazó la supuesta injerencia en los asuntos internos de Colombia y pidió la remoción de dos funcionarios colombianos de la embajada en Rusia.

A pesar de la "relación especial" que Colombia ha mantenido durante décadas con Estados Unidos, su vínculo con Moscú ha sido hasta ahora amistoso y se ha traducido en decenas de acuerdos de intercambio militar.

La pregunta es por qué ahora se produce esta trama de espionaje que promete atizar las relaciones bilaterales.

El diario El Tiempo aseguró que los agentes rusos estaban reclutando funcionarios colombianos en busca de información militar y económica; y, en particular, sobre el sector energético, los recursos minerales y la industria petrolera.

Las fuentes anónimas de El Tiempo, un diario tradicionalmente cercano al establishment, dijeron que estos espías llevaban dos años trabajando en Colombia, reuniéndose con fuentes y entregando dinero a cambio de información clasificada.

Los rusos podrían estar buscando información de interés para el gobierno de Nicolás Maduro, fiel aliado de Putin en la región y enemigo de Duque.

Aunque los medios revelaron fotos, mapas de aparentes trayectos y documentos de inteligencia, no dieron a conocer los actos ilegales o inusuales que los espías al parecer estaban realizando.

La noticia se da en un momento particular para el gobierno de Duque. Primero, por el cambio de gobierno en Estados Unidos, país donde Duque entabló una fuerte alianza con el saliente Donald Trump.

Duque no dio detalles sobre lo que para él hay detrás de esta trama, pero las fuentes de los medios locales fueron incisivas en que "el espionaje va a continuar".

La trama y una campaña presidencial en Colombia marcada por Venezuela parecen apenas estar empezando.