Hallan dos cadáveres y un bebé ileso en un apartamento en Delray Beach, Florida

El Departamento de Policía de Delray Beach, en Florida, confirmó este martes el descubrimiento de dos adultos muertos y un bebé ileso en un apartamento de la Avenida Auburn, informan medios locales del Sur de Florida.

En el lugar de los hechos se había reportado un tiroteo en las primeras horas de la mañana. Los agentes dijeron que los fallecidos fueron hallados dentro de un apartamento tras un supuesto incidente de asesinato-suicidio.



El capitán John Crane-Baker y la Jefa Asistente Rachel Saunders escucharon por radio la operación, que estuvo a cargo de un equipo SWAT.

De acuerdo con las autoridades los adultos fallecidos son Yves Romaine, de 30 años, y Lovemy Mathurin, de 23. La teoría que manejan los investigadores es que Romaine asesinó a Mathurin y luego se quitó la vida de un disparo.

Al llegar a la escena los oficiales encontraron a un bebé varón de 10 meses dentro del apartamento. El niño estaba sentado en un asiento de automóvil en una habitación distinta a donde encontraron a los cadáveres.

Las autoridades confirmaron también que nunca antes recibieron llamadas de alerta sobre ese apartamento, en alusión a posibles situaciones de violencia doméstica. Las únicas referencias que tenían de Romaine es que una vez fue víctima de robo, y otra vez estuvo involucrada en un accidente automovilístico.

El otro hijo de la pareja, de 3 años, no estaba en el departamento al momento de los hechos. El Departamento de Niños y Familias colocó a ambos menores al cuidado de familiares, informó WPBF-TV.

La policía de Delray Beach pide a cualquier ciudadano con información sobre este hecho que llame al teléfono 561-243-7874.

 

 

Delray Beach está ubicada en el condado de Palm Beach. En la ciudad se encuentra la playa Delray, considerada una de las mejores de la Florida.​

En marzo de este año, las autoridades policiales de la ciudad confirmaron el arresto de Todd Barket, de 51 años, como presunto autor del asesinato de Sondra Better 20 años atrás.

Better trabajaba sola en un negocio de envíos en Delray Beach, Florida, cuando el 24 de agosto de 1998 fue apuñalada y golpeada hasta la muerte por un individuo que luego desapareció del radar de las autoridades, a pesar de que dejó un rastro de sangre propia y fue visto por un testigo.

Teníamos la evidencia física… pero la persona responsable de este caso atroz parecía haber desaparecido”, dijo el jefe del Departamento, y señaló que se habían analizado muestras de ADN de 36 hombres.

Todd Barket activó finalmente las alarmas cuando dio sus huellas digitales en 2018 al solicitar un trabajo como asistente de enfermería. El hombre residía cerca del lugar de los hechos en el momento en que ocurrió el asesinato, y sus huellas digitales y ADN coincidieron con los encontrados en la escena del crimen.