Funcionarios piden ayuda ante grave situación en el sur de la Florida

Una organización no gubernamental estima que con la pérdida de empleos e ingresos debido a la crisis del Covid-19, la tasa de inseguridad alimentaria en Miami-Dade ha superado el 17%.
Los totales desde el pasado 1 de marzo se sitúan ahora en 1.065.785 casos y 19.529 fallecimientos como consecuencia del SARS-CoV-2, el coronavirus (CoV) que causa la covid-19, según datos del Departamento de Salud. EFE/EPA/CRISTOBAL HERRERA-ULASHKEVICH/Archivo
 

Reproduce este artículo

La alcaldesa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava, y los alcaldes de dos ciudades de ese condado instaron este sábado al gobierno federal y al Congreso a aprobar “lo antes posible” un nuevo paquete de estímulo económico, dada la grave situación que atraviesa el sur de la Florida debido al covid-19.

"Necesitamos ayuda más que nunca", dijo Levine Cava, quien indicó que la ayuda recibida antes fue un "salvavidas", pero ya se agotó y, según datos estadísticos, Miami-Dade, con casi 3 millones de habitantes, de los cuales casi un 70 % hispanos, es una de las áreas con mayor inseguridad alimentaria en todo el país.

"Decenas de miles de personas en el condado de Miami-Dade están literalmente en un punto de crisis tratando de salir adelante".

Las negociaciones para un segundo paquete de estímulo económico avanzan en el Congreso, pero esta vez el plan bipartidista no incluiría cheques personales por 1.200 dólares como el primero, según medios de comunicación.

Levine Cava, quien padece covid-19 y se encuentra en cuarentena, compareció virtualmente en una rueda de prensa realizada en persona por los alcaldes Francis Suárez, de Miami, y Dan Gelber, de Miami Beach, en un punto de esta última ciudad donde este sábado fue una distribución gratuita de alimentos.

Con una larga fila de personas esperando ayuda alimentaria “como telón de fondo”, Gelber destacó que “no es su culpa” que no tengan dinero para alimentar a sus familias, ya que se quedaron sin trabajo debido a la parálisis turística derivada de Covid- 19, de la cual han muerto más de un millón de personas en Florida.

Gelber señaló que Miami Beach es una ciudad enfocada a los hoteles y restaurantes, que son los sectores más afectados por la pandemia, y la gente no tiene los medios para pagar el alquiler de sus casas o bienes básicos o facturas de servicios públicos.

A este argumento, Levine Cava agregó que ayudar a estas personas también es "ayudar a la economía" del sur de Florida.

Suárez, vicepresidente de la asociación de alcaldes de EE.UU., instó a las autoridades municipales de todo el país a trabajar juntas y “sin partidismo” para dar soluciones a la gente.

Destacó que los recursos de que disponen los gobiernos municipales son insuficientes para la gran necesidad existente y se requiere ayuda federal. Los casos acumulados de COVID-19 en Miami-Dade hasta el martes fueron 245.064 y muertes 3.934.

El vecino Broward, el segundo condado más afectado de Florida, suma desde marzo 114.426 casos (792 nuevos) y 1.711 decesos (10 más reportados hoy), con una tasa de positividad promedio de 7,3 % en las últimas dos semanas.

Lo que las autoridades de Florida quieren evitar a toda costa es que colapse el sistema sanitario. A día de hoy hay 4.995 personas hospitalizadas en todo el estado con covid-19, casi un centenar más que este domingo.

Solo entre Miami-Dade y Broward suman este lunes 1.246 hospitalizaciones, según información actualizada de la Agencia de Cuidado de Salud de Florida (AHCA).

Las hospitalizaciones por covid-19 desde marzo en Florida llegaron hoy a 56.607, indicó el Departamento de Salud.

Estados Unidos alcanzó este domingo la cifra de 14.748.838 casos confirmados del coronavirus SARS-CoV-2 y la de 282.231 fallecidos por la enfermedad de la covid-19, según el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

(Con información de EFE)