Florida suspende licencias de armas ocultas de otras 6 personas en relación al asalto al Capitolio

Florida anunció la suspensión de seis permisos de armas ocultas de personas involucradas en el asalto al Capitolio tras haber suspendido otras 22 licencias en julio
Asalto al Capitolio el pasado 6 de enero
 

Reproduce este artículo

La comisionada del Departamento de Agricultura y Servicios al Consumidor de Florida (FDACS, por sus siglas en inglés), Nikki Fried, anunció este martes que la División de Licencias había suspendido seis permisos de armas ocultas de personas involucradas en el asalto al Capitolio del pasado 6 de enero luego de que en julio ordenó 22 suspensiones de licencias de otros arrestados.

El violento ataque al Capitolio que paralizó la certificación de las elecciones presidenciales terminó con cinco muertes, aproximadamente 150 heridos y más de 635 arrestados, incluidos 69 floridanos hasta ahora.

“El asalto al Capitolio el 6 de enero, donde fuimos testigos de actos de violencia y terrorismo doméstico destinados a socavar nuestras instituciones democráticas, sacudió a nuestra nación, y su impacto se sigue sintiendo todos los días”, dijo Fried, quien había asegurado que al menos 28 de esos 69 floridanos arrestados ese día en Washington D.C., tenían licencias de armas ocultas.

Los titulares de los permisos ocultos de Florida pueden portar un arma de fuego en público a menos que, como dijo Fried, estén atestiguados por un acto de "terrorismo doméstico".

“Las personas involucradas deben rendir cuentas por sus actos de traición”, indicó. 

La División de Licencias de FDACS administra el programa de licencias de armas ocultas de Florida para más de 2.1 millones de residentes del estado con un permiso de armas ocultas.

Según la ley estatal, FDACS tiene la capacidad de suspender inmediatamente una licencia si un titular del permiso es acusado de un delito penal descalificante. Una vez que se dicta un fallo en el caso, si la sentencia descalifica a la persona para poseer un arma de fuego, FDACS debe revocar la licencia.

“Si bien Florida tiene la vergonzosa distinción de ser el hogar del mayor número de personas acusadas en relación con el asalto, el FDACS ha estado usando su autoridad legal y cumpliendo con su deber de suspender las licencias de cualquier persona señalada de delitos descalificadores", señaló Fried.

“Cuando anunciamos las 22 suspensiones iniciales a principios de este verano, dejamos en claro que esto sería un esfuerzo continuo y que se emitirían otras suspensiones y revocaciones a medida que se presentaran cargos adicionales y se dictaran sentencias”, agregó.

Fried, quien es la única demócrata electa en todo el estado de Florida y uno de los 10 demócratas que buscan el visto bueno del partido para desafiar al gobernador republicano en funciones, Ron DeSantis, en noviembre de 2022, advirtió que las suspensiones continuarían.

“Promulgaremos más suspensiones y revocaciones de licencias emitidas por FDACS según lo exige el estatuto de Florida”, afirmó.

Según la ley estatal, FDACS no puede confirmar si una persona alguna vez solicitó o recibió un arma oculta o una licencia de arma de fuego, ya que esta información está exenta de divulgación como registro público. Por lo tanto, FDACS tiene prohibido compartir los nombres de las personas que han recibido los permisos.

Paul Hodgkins, de 38 años y residente de Tampa, se convirtió en el primer sentenciado del 6 de enero en ser declarado culpable de un delito grave cuando recibió una sentencia de prisión de ocho meses. Se declaró culpable de interrumpir la certificación del Congreso de la victoria de Joe Biden y está cumpliendo su condena en el Centro de Detención Federal en Miami, según la Oficina de Prisiones.

La sentencia de Hodgkins es relativamente corta en comparación con la mayoría, que van de 44 a 48 meses de prisión.

Mientras tanto, Robert Palmer, de 54 años y residente de Largo, espera hasta 20 años de prisión cuando sea sentenciado en diciembre por atacar con una tabla de madera y un extintor de incendios a los agentes que protegían una entrada del Capitolio