Eric Trump canta al ritmo de Los Tres de la Habana
Al tercer hijo del mandatario, aspirante a la reelección, se le vio muy animado rodeado de cubanoamericanos, al ritmo de Los tres de La Habana
Eric Trump al ritmo de Los 3 de la Habana
 

Reproduce este artículo

La canción del grupo musical “Los Tres de La Habana” en apoyo a la candidatura presidencial de Donald Trump se ha posicionado entre las preferencias no sólo de la comunidad cubana residente en Estados Unidos, sino también en las de muchos estadounidenses animados por la competencia electoral y la eventual reelección del republicano.

Entre estos últimos destaca singularmente uno por su cercanía con el actual inquilino de la Casa Blanca. Se trata de Eric Trump, tercer hijo del mandatario, a quien se le vio recientemente muy animado a bordo de una lancha en una parada de botes que apoya la candidatura de su padre, cantando y moviéndose, como un cubano más, con la pegadiza canción.

Eric estaba rodeado de cubanoamericanos que portaban gorras rojas –el color del Partido Republicano- con el mensaje de la campaña de Trump, mismo que lo llevó a la presidencia en 2016: ‘Haz a Estados Unidos grande otra vez’.

De 36 años, Eric siguió los pasos de su padre en el mundo empresarial. Se desempeña como vicepresidente ejecutivo de Desarrollo y Adquisiciones en la Organización Trump, donde está al frente de las nuevas adquisiciones de proyectos y desarrollo en todo el mundo, una función que cumple junto a sus hermanos Donald Jr. e Ivanka.

 

Los Tres de La Habana, grupo de música popular bailable radicado en Florida desde 2007, estrenó su canción de apoyo a la candidatura republicana de Donald Trump a inicios de este mes. La pieza se distingue por un ritmo que incita a bailar ‘a la cubana’, al tiempo que motiva a votar por Trump en los venideros comicios.

El pasado sábado fue una de las canciones que más sonó en la caravana anticomunista que paralizó Miami. Más de 30 000 autos se congregaron en las avenidas de la ciudad, según estimaciones de la policía local, y muchos de los asistentes fueron partidarios de Trump y el Partido Republicano, pese a que la caravana era un evento apartidista, quienes quisieron alzar su voz contra las dictaduras y la amenaza socialista.